Cómo

La importancia de elegir un buen sillón y evitar así problemas de salud

Marco Herrera

Foto: BigStock

Domingo 29 de diciembre de 2019

6 minutos

Un sillón adecuado puede evitar dolores de espalda, brazos y cuello

Cómo elegir los mejores sillones para personas mayores
Marco Herrera

Foto: BigStock

Domingo 29 de diciembre de 2019

6 minutos

Por lo general, las personas mayores pasan mucho tiempo sentadas, ya que su movilidad disminuye con la edad, por lo que la comodidad es vital para ellos. Pueden comenzar a quejarse de dolores y molestias en su silla, tal vez comiencen a encorvarse en ella o, lo que es peor, a resbalarse o caerse de la silla. Pueden insistir en volver a la cama durante el día debido a molestias o dolor. Es entonces cuando puedes considerar la opción de comprar una silla adecuada para satisfacer sus necesidades.

Hay muchas opciones disponibles y varios tipos de sillas y sillones en el mercado y, a veces, no está claro cuál sería el más adecuado para una persona mayor antes de comprar. Es importante estar informado y tomar la decisión correcta, ya que puede ser costoso equivocarse. Vemos las diferencias entre las opciones disponibles para decidir qué tipo de sillón podría ser la más adecuada.

Sillón clásico

La importancia de un buen asiento

Al sentarnos de pie, necesitamos que nuestros músculos trabajen contra la gravedad para mantener una postura "correcta" o en la línea media, cuyos beneficios son numerosos. A medida que envejecemos, nuestros músculos tienden a debilitarse y a fatigarse más rápidamente, lo que puede conducir a inclinarse hacia un lado, inclinarse hacia adelante o agacharse en el sillón.

La mala postura en los asientos puede tener muchos efectos negativos en la salud de una persona, por ejemplo, a veces conducen al desarrollo de infecciones recurrentes en el pecho, infecciones pulmonares e infecciones del tracto urinario. Una posición sentada deficiente también puede provocar el deslizamiento y la caída de la silla. Esta acción deslizante puede contribuir al desarrollo de úlceras por presión (llagas en la cama). Un asiento deficiente y, por lo tanto, una mala postura también pueden afectar negativamente el apetito y la capacidad de respirar de una persona.

Una vez sentado y apoyado, estas funciones corporales mejoran sensiblemente. El sillón y el posicionamiento correctos pueden ayudar significativamente a mejorar la postura y, por lo tanto, impactar positivamente en la salud y el bienestar general.

Buscar asesoramiento profesional

Te recomendamos que busques la opinión de un médico, como un terapeuta ocupacional o un especialista del sector, que te guíe y brinde información sobre los requisitos a largo plazo de un paciente y cómo sus necesidades pueden cambiar con el tiempo, para que pueda tener esto en cuenta en el proceso de toma de decisiones. Para realizar una inversión como esta, con este asesoramiento tendrás la tranquilidad de saber que funcionará. Creemos que es esencial elegir sillas con investigación clínica para garantizar que los resultados se puedan replicar en tu hogar.

Sillones de cuero

Características principales de un sillón a tener en cuenta para mayores

Comodidad

La comodidad es importante ya que si el sillón no es cómodo, todos los demás factores tienen poco valor. El sillón correcto puede servir para reducir el tiempo que pasas en la cama y, por lo tanto, mejora la calidad de vida de la persona.

Todas las características deben ser ajustables

La capacidad de ajuste múltiple de un sillón permite que satisfaga las necesidades cambiantes y a largo plazo de la persona o personas. Esto incluye tener un ancho de asiento ajustable para que siempre se pueda ajustar y adaptarse al tamaño de quien lo use, o ya sea que ganes o pierdas peso durante un período de tiempo para garantizar que siempre estás colocado correctamente en la silla.

Ruedas

Las sillas con ruedas (que no sillas de ruedas) permiten un movimiento mucho más fácil en un hogar y si la persona que lo va a utilizar está enferma, hacen que sea mucho más fácil para los familiares o cuidadores trasladar al paciente desde su habitación, a una sala de estar o sala de estar y también al exterior para disfrutar de diferentes estímulos y vistas.

Sillón y banqueta para los pies

 

Gestión de la presión como estándar

Si estás sentado largos períodos de tiempo durante el día, o no puedes cambiar tu peso si te sientes demasiado incómodo, necesitarás controlar la presión en tu sillón. El manejo de la presión en toda el sillón aumenta la comodidad y reduce el riesgo de desarrollar úlceras por presión (llagas en la cama). Las úlceras por presión pueden ser debilitantes. Es importante no subestimar la complejidad y las complicaciones que pueden surgir con una úlcera por presión.

Apoyo para la cabeza

Para personas cuyo control de la cabeza es deficiente o está disminuyendo, necesitarán un apoyo adicional para la cabeza de un cojín u otro soporte para la cabeza integrado en el sillón para garantizar la comodidad y el apoyo de la cabeza, el cuello y la columna vertebral. El control deficiente de la cabeza puede afectar la respiración y la alimentación, por lo que es vital apoyar la cabeza si el control independiente de la cabeza es difícil para el paciente.

Apoyos laterales

Los soportes laterales ayudan a la persona en el sillón a mantener una postura en la línea media, lo cual es más difícil de hacer cuando los músculos debilitados y la gravedad intentan empujar nuestros cuerpos hacia adelante al sentarnos, especialmente cuando nuestros cuerpos están fatigados. Los soportes laterales pueden aumentar el nivel de comodidad del individuo, así como impactar positivamente en su respiración, deglución, sistema digestivo, todos afectados por la postura y el posicionamiento.

Sillón y reposapies

Reposapies

El 19% de nuestro peso corporal pasa por nuestros pies. Si la persona tiene movilidad reducida, deberá poner los pies sobre un reposapiernas, una plataforma para pies o el suelo para garantizar la estabilidad y controlar la redistribución de la presión en todo el cuerpo.

Inclinación en el espacio

La inclinación en el espacio es una función importante que permite a la persona ajustar su posición en el sillón durante todo el día, facilitando un cambio de peso, para reducir el riesgo de úlceras por presión. Si el individuo se levanta y no puede cambiar su peso de forma independiente cuando se siente incómodo, necesitará inclinarse en el espacio.