Cómo

Aprende cómo hacer dioramas para los belenes y otras creaciones

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 21 de noviembre de 2019

3 minutos

Con esta afición desarrollamos la creatividad, hacemos trabajar el cerebro y nos divertimos

Aprende cómo hacer dioramas para los belenes y otras creaciones

Saber hacer dioramas puede venir bien si nos gustan las maquetas o el modelismo, y también para hacer los belenes o simplemente pasar un rato entretenido. Con esta afición desarrollaremos la creatividad, haremos trabajar al cerebro y podremos descubrir cuáles son nuestras habilidades manuales ocultas. Los dioramas representan una escena que está encuadrada dentro del mundo a escala que reproducimos cuando utilizamos miniaturas o maquetas y las ubicamos en un ambiente determinado. Son reproducciones en tres dimensiones y se utilizan para crear belenes.

Primeras decisiones

Con los dioramas podemos crear infinidad de escenarios, aquellos como tantas temáticas hay. Así, los tenemos ambientados en mundos de fantasía, de ciencia ficción, de paisajes, de ciudades, reproducciones históricas como pueden ser los mismos belenes o una batalla acontecida tiempo atrás… Las posibilidades son infinitas y somos nosotros los que elegiremos qué queremos reproducir.

Como son tantas las opciones, en primer lugar debemos definir qué queremos representar. En función de la escena escogida se irán adquiriendo todos elementos necesarios para ejecutarla. Con el objeto de que sea lo más fiel a la realidad de lo que deseamos escenificar debemos documentarnos y saber todo lo relacionado con los aspectos fundamentales que han de estar presente en nuestro diorama en base a esta información.

A continuación es bueno que cojas lápiz y papel y dibujes un boceto. Procura incluir todos los detalles, pues el paso siguiente es elaborar un listado de lo que vas a necesitar. Apunta los materiales que consideres necesarios, aquí no hay normas escritas, se trata de que uses los recursos que tengas a tu alcance o que vayas a una tienda especializada y adquieras los productos requeridos. La imaginación es la base principal de los dioramas. Si este va a basarse en la naturaleza, es probable que puedas recolectar en el propio campo algún elemento que te sea de utilidad, como pueden ser piedras para simular rocas, por ejemplo.

Diorama guerra

De forma paralela tienes que pensar en el tamaño en el que te vas a centrar para construir el diorama, y sobre qué superficie. Todos los elementos tienen que tener una escala proporcionada, pues de lo contrario perderá realismo. En cuanto al lugar donde lo vayas a construir también depende del espacio del que dispongas o de lo que desees invertir. A veces basta con coger una caja grande o una plataforma de cartón, al menos para empezar. Estos son dioramas pequeños, pero existen muchos de este tipo que están muy logrados porque aquí el tamaño no importa, sino el tiempo que le vayamos a dedicar y el tema elegido.

Tienes que pensar en el fondo. En ocasiones no es necesario, pero otras sí hay que procurar uno artificial que puede ser de papel si es un cielo estrellado, un paisaje montañoso, o si se ubica en una ciudad es posible añadir un dibujo con edificios de la misma. En general, incluir este aspecto dota de mayor veracidad al conjunto.

La construcción

Es importante comenzar a incluir los elementos de atrás hacia delante, porque así es como se consigue dar más profundidad a la escena. Después debemos de pensar en el terreno, si se trata de un desierto, de una playa, de un bosque… Aquí podemos usar serrín, musgo artificial o real, arena, incluso… Esto tendremos que pensarlo al adquirir los materiales.

Siempre hay que procurar incorporar detalles, esos que hayamos descubierto en el proceso de documentación. Esto hace más atractivos a los dioramas además de conferirles una visión más real. Cuanto más espaciemos los elementos, mejor, ya que se apreciarán mejor las distintas matizaciones.

Las miniaturas son clave para darle más verosimilitud al conjunto. Siempre tendrán que estar en sintonía con la temática elegida. Algunas se pueden comprar montadas y pintadas, otras a veces las tienes que montar o pintar tú, algo que dependerá del tiempo que le quieras dedicar a montar el diorama y si te gusta o no el maquetismo y la minuciosidad que implica.

Dirorama pueblo

Accesorios

Hoy en días podemos encontrar gran cantidad de accesorios y figuras para elaborar dioramas en los comercios especializados si no tenemos nociones de modelismo y no deseamos invertir mucho tiempo. Sin embargo, este es también uno de los elementos más llamativos de ellos y es que te permiten hacer con tus propias manos infinidad de elementos decorativos.

Si compramos todo ya hecho el desembolso puede resultar algo mayor, por eso se recomienda recurrir a técnicas más económicas para recrear determinados efectos. Un ejemplo muy claro es el agua. Como no se puede incorporar de manera real, al menos en los dioramas más pequeños, se recomienda usar resina. Sobre un fondo azulado el producto se debe verter en capas de una a una, esperando a que se seque una para añadir la siguiente. Por otra parte, la silicona líquida da buenos resultados para simular lagos o estanques. En este caso, solo hay que echar la cantidad que estimemos oportuna en la zona del diorama que corresponda. También hay geles profesionales de acristalamiento, pero estos son más costosos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?