Practicopedia

Consejos para evitar el dolor de espalda y cuello cuando estás conduciendo

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 12 de agosto de 2019

2 minutos

Ajusta bien tu asiento, los retrovisores y el volante y para cada dos horas para descansar

Consejos para evitar el dolor de espalda y cuello cuando estás conduciendo

Horas y horas al volante con la misma postura y ese estado de concentración en todo lo que pasa en la carretera hace que en ocasiones nos duela bastante el cuello o la espalda después de conducir. Para evitarlo, es importante seguir una serie de recomendaciones. 

Cuida tu postura cuando estés al volante

Siéntate como es debido

Algo que nos dirían de pequeños pero que puede ayudarnos a prevenir muchos dolores de espalda. En el caso de los conductores, lo más recomendable es colocarnos con la espalda recta bien apoyada en el respaldo del asiento. Para cada persona, la distancia entre el asiento y el volante dependerá de su estatura y envergadura, pero recuerda que debes llegar hasta el fondo de los pedales de forma cómoda, con las rodillas ligeramente flexionadas y con los brazos no totalmente estirados cuando sujetamos el volante. 

En este último caso es importante colocarlo bien para que puedas moverlo con soltura sin estar demasiado pegado a él ni muy separado. Apunta este truco: tus manos deben estar formando una V sobre el volante como si fueses un reloj que marcas las 10 y 10

Cuando ajustes la altura del asiento comprueba esas indicaciones anteriores y, además, fíjate en si ves correctamente la carretera, el cuadro con todos los indicativos del coche y todos los espejos retrovisores. ¿Y qué pasa con la cabeza? Lo más recomendable es apoyarla ligeramente (nada de ir recostados) en el reposacabezas que deberá situarse a una altura central entre las orejas. Esto es esencial ya que te evitará una lesión cervical en caso de impacto por un accidente

Consejos para evitar el dolor de espalda y cuello cuando estás conduciendo

Si ves que te duele mucho la zona lumbar, puedes colocarte una almohadilla en esa zona baja de la espalda para llevarla más descansada. Y olvídate de llevar un calzado inadecuado: además de no estar permitido conducir con chanclas por seguridad, tu pie no se moverá con soltura. 

Conduce de forma segura y tranquila

Uno de los mayores enemigos de la espalda es la tensión que se acumula en esta zona del cuerpo y que se traduce en dolor muscular. Por ello se recomienda conducir con calma y de forma segura; lo que no quiere decir que no estés atento a todo lo que suceda en la carretera para evitar disgustos innecesarios.

Además, si hacemos viajes largos, es esencial parar cada dos horas para descansar un poco, refrescarnos y mover un poco las piernas antes de emprender de nuevo el camino. Aprovecha esos descansos para estirar, también, el cuello, la espalda y los brazos por medio de algunos ejercicios. Son una forma de recuperar el equilibrio en tu postura y reducir esa tensión muscular acumulada. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?