Practicopedia

Crujientes por fuera y tiernas por dentro: así se fríen las mejores patatas del mundo

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Lunes 1 de febrero de 2021

3 minutos

Fríelas en dos fases para conseguir las patatas fritas perfectas

Crujientes por fuera y tiernas por dentro: así se fríen las mejores patatas del mundo Foto: bigstock
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Lunes 1 de febrero de 2021

3 minutos

Aunque parece que con solo cortarlas y echarlas en la sartén hasta que estén doraditas podemos hacer las patatas fritas perfectas, estás equivocado. Hacer las mejores patatas fritas del mundo exige más dedicación de la que te imaginas.

Las patatas fritas son uno de los alimentos que más gusta a todos, grandes y pequeños. En nuestro país, cada persona consume al año una media de 30 kilos de patatas según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Pero ¿cómo podemos hacer que nuestras patatas fritas sean las mejores del mundo? En este artículo te damos los detalles.

Calidad de los productos

Seguro que cuando llegas al supermercado a comprar patatas entras en pánico al ver los mil tipos que existen: viejas, jóvenes, pequeñas, medianas, grandes, rojas…

Para hacer patatas fritas lo recomendable es buscar patatas de gran tamaño, descartando las opciones de patatas que sean para cocer o guisar que normalmente son de menor tamaño. Las mejores variedades son: las Monalisa, de piel lisa de color amarillo suave y de interior amarillo crema; y las Kennebec, aquellas patatas de piel áspera, amarillenta por fuera y blanca en la pulpa; entre otras variedades.

El aceite también es importante. Nuestro consejo es que utilices de oliva virgen extra para aumentar el sabor de las patatas.

Crujientes por fuera y tiernas por dentro: así se fríen las mejores patatas del mundo Foto: bigstock

Enjuague y sal

En cuanto al corte, se deben cortar rodajas de 1 cm de ancho y estas a su vez en tiras de ese mismo grosor aproximadamente.

Es preferible enjuagarlas una vez cortadas y echar la sal justo en ese momento, antes de meterlas en la sartén. Remuévelas bien con las manos para que la sal llegue a todas las patatas.

Temperatura

Lo primero, como en todo, es cuestión de dedicación y tiempo.

Uno de los principales errores que cometemos a la hora de freír patatas es hacerlo a una temperatura fija. Lo aconsejable según los expertos es freírlas a dos tiempos y en dos temperaturas diferentes.

En una primera fase, freiremos las patatas unos 8 o 10 minutos a una temperatura alta pero no máxima. Pasado ese tiempo, subiremos la temperatura al máximo durante 5 minutos. De este modo, conseguiremos que las patatas queden tiernas por dentro y crujientes por fuera.

Para un mejor resultado y que las patatas absorban menos aceite, es aconsejable sacar las patatas de la sartén en el paso de una fase a otra, para que el aceite realmente se caliente y cuando las echemos por segunda vez el golpe de temperatura las vuelva realmente crujientes. Para ello, puedes, o bien freírlas en dos sartenes, o bien sacarlas unos minutos y volverlas a introducir en la sartén una vez esté caliente el aceite.  

Finalmente recuerda ponerlas sobre un plato con papel de cocina para retirar el exceso de aceite.