Cuál

¿Obras en casa? Tal vez necesites comunicarlas previamente o pedir una licencia municipal

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 9 de febrero de 2020

1 minuto

Descubre qué reformas puedes hacer sin solicitar permiso alguno y cuáles requieren autorización

Licencia de obras en casa

Cambiar el solado de cualquier estancia, renovar los azulejos de los baños y la cocina, pintar o cerrar la terraza son algunas pequeñas reformas que es habitual realizar cuando consideras que tu casa necesita un nuevo aire. También en viviendas antiguas puede ser necesaria una reforma integral o un cambio de las instalaciones de agua y electricidad, para lograr un mayor confort y eficiencia energética.

Son muchas las situaciones en las que, tal vez, estés decidido a emprender una reforma de mayor o menor calibre, y son varios los pasos que debes dar para evitar cualquier complicación. En la necesaria planificación, no solo tendrás que calcular presupuestos y contactar con profesionales especializados en las obras que quieras realizar. Además, tendrás que tener muy claro si necesitas una licencia y de qué tipo.

¿Es una obra mayor o menor?

Es lo que tienes que averiguar antes de empezar, porque según el tipo de obra del que se trate, pueden ocurrir tres supuestos: no necesitas realizar trámite previo alguno, debes comunicarlo a tu ayuntamiento al tratarse de una obra menor, o la reforma requiere licencia de obra mayor.

Hay que recordar que todo lo que afecta a la reforma de viviendas es una competencia municipal, aunque también habrá que tener en cuenta la normativa vigente en cada comunidad autónoma, y también las leyes estatales que recogen y desarrollan los planes urbanísticos. Estas dos últimas tienen especial importancia en casos concretos como, por ejemplo, si vives en un edificio histórico o catalogado de especial interés.

Si tu piso es una casa convencional, para tener una primera idea de si la obra que quieres hacer se va a considerar menor o mayor, debes saber que los tres principales parámetros que se miden para incluirla en una u otra categoría son:

  • La envergadura de la reforma. En general, cualquiera que suponga una ampliación de superficie, tanto en volumen como en altura, se considera obra mayor. Un ejemplo clásico es el cerramiento de una terraza o la elevación de un tejado, en el caso de viviendas unifaliares, con el objetivo de obtener una nueva habitación o una buhardilla.
  • La necesidad de proyecto. Si la obra requiere la intervención de profesionales colegiados, entre ellos arquitectos y aparejadores, también requerirá licencia de obra mayor.
  • El presupuesto. Es otra de las variables que se barajan para clasificar el tipo de reformas. Aunque hay que insistir en que cada ayuntamiento pone sus normas, si te han dado un presupuesto que supere los 20.000 euros, lo más probable es que la obra requiera la correspondiente licencia.
Licencias obras en viviendas

Comunicados y licencias, lo que debes saber

Informarte sobre los requisitos, antes de emprender cualquier reforma en tu casa, es importante para que puedas llevarla a cabo con tranquilidad y seguridad. Si no tienes los correspondientes permisos, no solo podrías tener problemas con tu comunidad de vecinos, sino también exponerte a posibles multas y sanciones.

En general, las obras que solo afectan al interior de tu casa, sin incidir en elementos comunes como pueden ser fachadas, patios interiores, tejados, bajantes y tuberías compartidas y elementos estructurales, no requieren ningún tipo de licencia, pero puede que sí tengan que ser comunicadas.

El Ayuntamiento de Madrid (@MADRID), por ejemplo, detalla que acciones tan frecuentes como pintar o alicatar no requieren permiso ni comunicación de ningún tipo. En cambio, algunas reformas que, sin necesitar proyecto técnico, son de mayor envergadura, como modificar tabiques interiores o cambiar las ventanas, sí requieren que el interesado lo comunique al organismo municipal antes del inicio.

La comunicación es un trámite sencillo, ya que simplemente se trata de notificar el inicio de las obras, explicando brevemente en qué consisten. El ayuntamiento madrileño admite que puedan presentarse vía telemática o bien en las oficinas de registro municipales.

En el caso del Ayuntamiento de Barcelona (@bcn_ajuntament), este ofrece en su web el servicio de “Trámite de consulta previa”, que permite conocer el régimen aplicable a la obra que se quiera realizar. El resultado de esa consulta, que tiene una validez de 6 meses, indicará si puedes iniciar directamente la reforma o debes solicitar licencia de obra mayor o menor.

En cuanto a la solicitud de licencia de obra mayor, como la que requiere una reforma integral que afecte a toda la vivienda, por lo general serán los profesionales que la vayan a realizar los que se encarguen de pedirla, porque su concesión requiere la aportación de la correspondiente documentación técnica.

Licencias para reformas en casa

Dudas frecuentes en obras menores

Es fácil saber cuándo la reforma que tienes en mente va a necesitar una licencia de obra mayor, algo que saben perfectamente los profesionales que contrates. También está bastante claro, por ejemplo, que cambiar los muebles de tu cocina, sustituir el suelo cerámico por uno de parqué o pintar los techos no requiere permiso alguno, pero hay pequeñas obras en las que surgen dudas: sustituir los sanitarios o la bañera por un plato de ducha, cambiar la puerta de un garaje que da a la vía pública o tirar tabiques para tener menos habitaciones, por ejemplo. 

Cada ayuntamiento tiene sus normas y para estar tranquilos conviene consultar. Si tu pequeña reforma requiere ser comunicada previamente, obtendrás la autorización en muy poco tiempo y te ahorrarás posibles problemas. En cuanto al coste, es variable, aunque suele oscilar entre el 2% y el 6% de presupuesto que presentes.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?