Cómo

¿Qué necesitas para montarte un pequeño chill out en tu terraza, balcón o jardín?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 18 de agosto de 2019

2 minutos

Saca el máximo partido a ese espacio exterior con buenas ideas y algún que otro truco de decoración

Terraza chill out

Con la llegada de las altas temperaturas, cualquier espacio al aire libre, por pequeño que sea, es un tesoro. Balcones, porches o terrazas se convierten en lugares donde apetece estar y disfrutar de un rato de lectura, una charla con amigos o una cena contemplando las estrellas y, con suerte, alguna fugaz Perseida. No obstante, si tu terraza está un poco desangelada, recuerda que no es cuestión de tamaño y que, con algunos simples cambios, puedes aprovecharla al máximo más tiempo del que crees.

Iluminación, jardines verticales o un sofá reciclado…

No resulta complicado ni supone una gran inversión económica aprovechar los metros cuadrados que tienes disponibles en el exterior de tu vivienda. Como primer consejo: no los conviertas en un improvisado “trastero”, es una lástima no sacar partido a ese valioso espacio. Los elementos claves para trasformar tu terraza o balcón en un lugar “secreto”, en el que compartir buenos momentos, son:

Terraza chill out
  • Asientos. Los justos, pero muy cómodos. Esa es la máxima por la que debes guiarte. Ten en cuenta que esta es una zona de relax, en la que debe primar la comodidad antes que el diseño. Una tumbona, un mullido sofá, un sillón balancín (si dispones de espacio), un bonito banco hecho con palets reciclados… Tú eliges, pero si quieres que tu chill out sea un éxito, unos asientos confortables es lo primero que te hace falta. Para contemplar el cielo nocturno, poco más necesitas.
  • Flores y plantas. En estos espacios, ni el más preciado objeto de diseño supera su encanto. Un toque natural en forma de unas bonitas jardineras rebosantes de flores, una maceta con una planta estratégicamente situada o un jardín vertical “casero”, que llene toda una pared, son pequeños detalles que aportan frescor a cualquier espacio e invitan a una conversación distendida.
  • Mobiliario. En general, el secreto está en no recargar. Una mesa baja, combinada si quieres con otra alta, para disfrutar de alguna comida o cena es más que suficiente. Opta por materiales naturales: madera, bambú, rattan… Estos siempre resultan más confortables y acogedores.
  • Iluminación. Acertar a la hora de elegirla y distribuirla es esencial para lograr el ambiente que quieres en este espacio único. Prueba a combinar luces frías y cálidas para diferenciar zonas y no olvides que una vela aromática es el complemento ideal de cualquier cena que tenga como telón de fondo una espléndida noche de verano.
0

No hay comentarios ¿Te animas?