Practicopedia

Las cuatro claves imprescindibles para restaurar tus muebles antiguos

65ymás

Sábado 4 de abril de 2020

1 minuto

No hace falta ser un profesional, con estos consejos podrás conseguir buenos resultados

Las cuatro claves imprescindibles para restaurar tus muebles antiguos

En tiempos de confinamiento forzoso y de mucho tiempo libre, muchos estamos descubriendo aptitudes propias que desconocíamos. Si te gusta la decoración y siempre has pensado que la restauración de muebles podría ser una afición adecuada para ti, éste puede ser tu momento. Te contamos cuatro trucos para restaurar un mueble de manera sencilla.

Evalúa el estado del mueble

Lo primero que debes antes de ponerte a restaurar un mueble es evaluar su estado. Puede que tenga un valor sentimental para ti, pero hay que ser objetivo y si es necesario cambiar más elementos de los que se mantienen, probablemente no merezca la pena restaurarlo. Limpia la pieza a conciencia con una bayeta humedecida en agua y jabón neutro, y elimina cualquier resto de polvo, grasa, óxido o cualquier suciedad.

Mueble

Cuidado con la carcoma

El gran mal de los muebles de madera es la carcoma, pero se puede tratar en casa de manera sencilla. Busca un lugar amplio y ventilado, y usa siempre guantes. Aplica un producto anti carcoma en cada uno de los orificios que encuentres (puedes ayudarte con una jeringuilla) y tapa el mueble con un plástico, como una bolsa grande de basura o film transparente. Solo queda esperar, mejor un par de semanas, para comprobar que se han marchado los indeseables coleópteros.

Dale color

Los muebles oscuros vuelven a la vida con un color más claro o más vivo. Existen pinturas que no precisan decapar ni lijar previamente la pieza, por lo que son la mejor opción para restaurar un mueble de manera sencilla. Las pinturas a la tiza dan a los muebles un aspecto vintage que está muy de moda. Tendrás que dar un par de capas y finalizar con un barniz para fijar el resultado.

Cambia la tapicería

Uno de los trucos más efectivos para restaurar un mueble de manera sencilla es cambiar los textiles. Las sillas, sillones o pequeños muebles auxiliares tapizados ganan muchísimo con un cambio de tapicería. Para ello tendrás que retirar con cuidado las grapas o chinchetas que la fijan y copiar el patrón de la tela antigua en la pieza nueva. Una vez recortada, vuelve a fijarla con una grapadora profesional, del mismo modo en el que estaba.

0

No hay comentarios ¿Te animas?