Practicopedia

Descubre si tu perro es dominante con estas sencillas pautas

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 7 de septiembre de 2019

2 minutos

Tu perro puede establecer relaciones de dominancia o subordinación con distintas personas

Descubre si tu perro es dominante con estas sencillas pautas

Ante la llegada de un perro al hogar, los miembros de la familia deben tener clara su posición como máxima autoridad frente a su nueva mascota. De esta forma, se evitarán situaciones problemáticas que pueden perjudicar la convivencia. Sin embargo, a pesar de lo que muchos creen, esto no significa ser belicoso o distante con el animal, sino enseñarle que debe hacerte caso y aprender a comportarse correctamente, desde el amor, la comprensión y la paciencia.

No obstante, en este sentido, la personalidad del perro juega un papel fundamental, al igual que la relación que mantiene con sus compañeros de piso humanos. Al igual que nos ocurre a nosotros, el vínculo que crea tu mascota con las personas de su entorno es distinto, pudiendo adquirir una actitud sumisa o dominante según la ocasión. Bajo esta premisa, ¿cómo puedes identificar si tu perro es dominante?

Un líder innato

El problema es que muchas personas creen que un perro dominante es sinónimo de violencia y agresividad. Nada más lejos de la realidad. Se trata de un animal que tiene madera de líder y que posee un carácter lo suficientemente fuerte como para proteger a los miembros de su "manada" y no dejarse achantar ante ciertas situaciones de inseguridad.

Eso sí, es una actitud que surge únicamente cuando en un mismo espacio se relacionan varios individuos, ya sean perros o personas. Por lo tanto, sería incorrecto hablar de un rasgo concreto de su personalidad. De hecho, suele estar provocada por elementos tan dispares como la falta de socialización, la libertad que sus dueños le otorgan o incluso trastornos médicos como un desequilibrio de testosterona o un dolor crónico. Así, algunos de los rasgos que dejan entrever dicha conducta son:

Descubre si tu perro es dominante con estas sencillas pautas
  • Saltar para coger la comida antes de que tú se la des.
  • Ladrar a otras personas o animales cuando está contigo.
  • Dormir en tu cama y enfadarse si intentas echarlo.
  • Vigilar sus juguetes y su cuenco de comida constantemente.
  • Empujar mientras jugáis o estáis de paseo. Además, quieren ir siempre delante.
  • Gruñir cuando quiere pedirte algo, como comida, agua o cariño.
  • Marcar el territorio con orina en algunas partes de la casa.
  • Montarse sobre otros perros, sin importar sin machos o hembras.
  • No obdecer tus órdenes.

Afortunadamente, si este comportamiento se hace insostenible, puedes recurrir a ciertas pautas de aprendizaje para mejorarlo. En primer lugar, debes mantener la calma en todo momento, si te enfadas o le castigas duramente la situación podría empeorar. Además, los expertos recomiendan evitar las correcciones físicas, pues su nivel de agresividad también podría acrecentarse.

Por eso, lo mejor es reconocer las causas de dicha actitud, establecer unas normas que deben cumplirse a toda costa, con el objetivo de que el perro entienda que tú tienes el control; supervisar su evolución para adaptarte y así mejorar progresivamente, y, en el peor de los casos, pedir ayuda a un especialista que te de las pautas adecuadas para educar a tu mascota.

0

No hay comentarios ¿Te animas?