Dónde

¿Dónde se depositan los restos de cristal y los de vidrio?

Victoria Herrero

Sábado 27 de abril de 2019

2 minutos

Ambos materiales, aunque puedan parecer lo mismo, no son iguales

¿Cuánto se recicla en España? ¿Y en el mundo? Reciclaje de vidrio y cristal para separar basura

Si hacemos una pequeña encuesta por la calle con la pregunta que da título a este artículo, ¿cuánta gente sabría contestarla? ¿Es lo mismo el vidrio que el cristal? Y lo que es más importante, ¿se pueden reciclar ambos?

Vidrio y cristal. Muchas veces confundimos ambos materiales, pero debemos saber que no son iguales, aunque pueda parecerlo. Una diferencia que nos será realmente útil a la hora de reciclarlos y llevarlos a su contenedor correcto. Así, mientras el vidrio es una estructura irregular formada por sílice, sosa y caliza, el cristal presenta una mayor regularidad en sus compuestos y suele incorporar óxidos de plomo. Precisamente es este material el que da a los vasos y copas de cristal sus peculiares características de sonido y brillo.

Los vasos de cristal no se depositan en el contenedor verde (bigstock)

Una vez que sabemos que no se trata del mismo material y, por tanto, cada uno necesita un proceso de reciclado distinto, es hora de conocer y tener claro el lugar en el que se deposita cada uno de ellos para ser reutilizado.

Contenedor verde para el vidrio y naranja o gris para el cristal

Así, en el iglú de color verde que tenemos en nuestro portal debemos depositar los siguientes desperdicios de vidrio:

  • Botellas de vino, cerveza, zumos, licores…
  • Tarros de mermelada, conversas, aceitunas...
  • Frascos de colonias, perfumes y cosméticos
  • Desodorantes en roll-on o con pulverizador

Por su parte, el contenedor de color naranja o gris es el adecuado para dejar los restos de desechos de cristal. Anteriormente, se pensaba que este contenedor era para la basura orgánica, sin embargo, se pueden dejar estos residuos, siempre y cuando no supongan peligro alguno o sean tóxicos. Así pues, es el lugar indicado para:

  • Vajillas, copas, vasos...
  • Cristales planos procedentes de ventanas o espejos
  • Bombillas convencionales

Con todo, podemos ser mucho más escrupulosos a la hora de reciclar. Así pues, lo mejor es quitar el papel externo de muchos recipientes de vidrio (y que se depositan en el contenedor azul de los cartones y papeles), los tapones y chapas de botellas (al contenedor amarillo) o el corcho de las botellas de vino. ¿Y dónde dejamos este último? Aunque se trata de un material reciclable, lo cierto es que no hay unanimidad a la hora de buscar un hueco concreto para depositarlo. Con todo, lo mejor es llevarlo al de los residuos orgánicos.

Los datos del reciclaje en nuestro país

Los últimos datos que conocemos sobre nuestra responsabilidad a la hora de reciclar corresponden al pasado 2017, tal y como nos facilitan desde Ecoembes. Así, en total de todo ese año, cada habitante depositó de forma correcta un 5,76% más de residuos –comparado con 2016– en el contenedor amarillo y un 3,87% más en el azul.

Si tenemos en cuenta según Ecoembes, que "el 99% de los habitantes tienen acceso a la recogida selectiva con una media de un contenedor cada 100 metros”, no hay excusa que valga para hacer lo que esté en nuestra mano y cuidar el medio ambiente.

0

No hay comentarios ¿Te animas?