Practicopedia

Llevar siempre las uñas pintadas puede ser perjudicial para su salud

Rosa Roch

Foto: BigStock

Viernes 26 de marzo de 2021

4 minutos

Las uñas pintadas hacen que manos y pies luzcan más bonitos, pero también ocultan enfermedades

Llevar siempre las uñas pintadas puede ser perjudicial para su salud
Rosa Roch

Foto: BigStock

Viernes 26 de marzo de 2021

4 minutos

Pintarse las uñas de las manos es una costumbre muy común entre las mujeres y, también, entre algunos hombres. Especialmente cuando se acerca el buen tiempo y liberamos los pies del calzado, nos decantamos por unos zapatos abiertos o sandalias, esta costumbre se extiende también a las uñas de los pies, a los que damos un toque de color para que estén más bonitos. Pero ¿llevar siempre pintadas las uñas es bueno para su salud?

Como en todo, abusar de ciertos hábitos puede tener sus consecuencias y no precisamente positivas. Y es que el uso de esmaltes y ciertos productos químicos afecta de manera directa a la buena salud de las uñas y, aunque parezca raro, perjudica más a las uñas de los pies que a las de las manos. Te contamos por qué.

Principales diferencias entre pintar las uñas de las manos y de los pies

Llevar siempre las uñas pintadas puede ser perjudicial para su salud

 

  • Detección precoz de alteraciones: Al poder acercar más la vista a las uñas de las manos, es más fácil detectar imperfecciones o alteraciones, ya sea en el esmalte o en la superficie de la uñas, que afecte a su salud por lo que ante cualquier alteración de tipo patológico se podrá actuar de manera precoz.
  • Diferente crecimiento: Las uñas de pies y manos no crecen a la misma velocidad, las de las manos lo hacen de manera más rápida, lo que supone renovar el esmalte con más frecuencia. Esto permite revisar el estado de las uñas y dejarla “descansar” y oxigenar un tiempo antes de volver a pintarlas.
  • Sudor y humedad: Las manos están siempre al aire libre con lo que, a diferencia de los pies, no se genera humedad a causa de la sudoración que pueda constituir un ambiente perfecto para la formación de infecciones y hongos, lo cuales pueden quedar escondidos bajo el esmalte.
  • Higiene: Durante el día nos lavamos varias veces las manos, por lo que sus uñas tienen una mayor higiene que la de los pies, que solo reciben la ducha diaria, lo que hace que les prestemos menos atención. Si además están esmaltadas, queda humedad en ellas, pueden aparecer hongos y ser más difícil detectar posibles alteraciones.

Por todo ello, llevar siempre pintadas las uñas de los pies tiene peores consecuencias que si se trata de las de las manos.

Alteraciones que se producen al llevar las uñas pintadas

Llevar siempre las uñas pintadas puede ser perjudicial para su salud

 

Especialmente cuando se utilizan esmaltes permanentes o semipermanentes, que tienen una mayor durabilidad, o esmaltes que contienen productos químicos, en ocasiones tóxicos, que dificultan la formación natural de la queratina, las uñas pueden verse afectadas por:

  • Fragilidad y rotura.
  • Pérdida de flexibilidad.
  • Grietas.
  • Manchas y decoloración.
  • Malformaciones.
  • Hongos, debido que bajo la capa de esmalte se genera humedad que el propio esmalte impide que la uña transpire correctamente, lo que lleva a una posible aparición de hongos.

Consejos básicos​

Llevar siempre las uñas pintadas puede ser perjudicial para su salud

 

  • Si se tiene alguna alteración en las uñas es preferible no pintarlas.
  • En caso de hongos no es para nada recomendable pintarlas pues solo se agravaría el problema.
  • Utilizar esmaltes de marcas de cosmética reconocidas o adquiridos en establecimientos especializados.
  • Utilizar esmaltes libres de formaldehído, tolueno y ftalato de dibutilo, altamente tóxicos para las uñas.
  • Utilizar quitaesmaltes que no contengan acetona, sustancia que quema, pigmenta y debilita las uñas.
  • Antes de hace una nueva manicura o pedicura, hay que retirar completamente el esmalte.
  • Entre cada sesión de manicura o pedicura deja descansar las uñas entre dos días y una semana.
  • Visita al dermatólogo o podólogo, especialistas en el tratamiento de enfermedades de las uñas y de los pies, ante cualquier alteración de las uñas.