Practicopedia

¿Qué es la melena en los perros? Y no es el bonito pelaje de tu mascota

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 2 de junio de 2019

2 minutos

Se trata de un síntoma que puede esconder patologías de distinta gravedad

Melena en perros

El término melena hace referencia a la presencia de sangre en las heces. Como explican los veterinarios no es una enfermedad en sí misma, pero sí un aviso importante que señala que algo no va bien en el organismo de tu mascota.

La melena canina es fácilmente reconocible si sabes de qué se trata. No se refiere a las trazas de sangre que pueden aparecer en las defecaciones y deberse a cualquier pequeña herida en el tracto anal. En este caso, los finos hilos de sangre aparecen con su natural color rojizo, y siempre son algo puntual (puede haber comido un hueso con alguna astilla, sufrir estreñimiento ocasional…). La melena se caracteriza por la presencia en las heces de sangre anormalmente oscura y densa, como si fuese alquitrán, desprendiendo, además, un olor especialmente intenso y desagradable. El motivo de ese color anómalo radica en que se trata de sangre procedente de algún órgano o tejido corporal que el animal ha llegado a digerir provocando la oxidación de la propia hemoglobina.

¿Por qué puede tu perro sufrir este síntoma?

Si sospechas que tu mascota presenta melena en las heces, la consulta al veterinario no debe esperar, porque es fundamental averiguar de dónde procede esa sangre. Las causas pueden ser muy diversas. Una úlcera sangrante, la presencia de un tumor, daños en el riñón, ingesta de un alimento o cuerpo extraño que le está provocando laceraciones internas, infección en las vías respiratorias o pulmones (neumonía), algún problema de coagulación sanguínea… nada bueno.

Si detectas melena, el veterinario realizará un examen en profundidad que incluya distintas pruebas diagnósticas como análisis de sangre, orina y heces, radiografías o ecografías hasta dar con el origen del problema. Además, probablemente, como primera medida, procederá a intentar reponer los fluidos corporales que el animal haya podido perder. Ten en cuenta que la eliminación anómala y progresiva de sangre acaba desencadenando anemia, por lo que el tratamiento inicial tenderá a estabilizar el organismo del perro en su conjunto. Las pruebas serán las que determinen qué dolencia está causando la melena, como paso previo para tratar la enfermedad de origen.

Con un tratamiento acertado, en la mayoría de los casos, el perro se recuperará en unas semanas o meses. Si tu mascota presenta melena, sobre todo si va acompañada de otros síntomas como decaimiento, falta de apetito, vómitos… ya sabes lo que tienes que hacer.

0

No hay comentarios ¿Te animas?