Practicopedia

Microchip en perros y gatos: todo lo que necesitas saber

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 3 de agosto de 2019

2 minutos

El microchip que todo animal de compañía debe llevar es un sistema electrónico de identificación

Microchip en perros y gatos

Todo aquel que tenga un perro o un gato en casa sabrá que la implantación del famoso microchip es un asunto de vital importancia a la hora convivir con algunas mascotas. En términos generales, este dispositivo nació debido a la necesidad de justificar la propiedad de cada animal de compañía, así como su identificación ante el sistema.

Así, con el paso del tiempo, se convirtió en una medida obligatoria en toda España, la cual debe ser cumplimentada por un veterinario dentro de un plazo mínimo de tres meses desde su nacimiento. De hecho, los expertos aconsejan que el animal tenga ya un mes y medio o dos meses para ponerle el chip. Aunque realmente no existen un límite de edad.

Para aquellos que no conozcan todavía este sistema o deban enfrentarse a él en unas semanas, este microchip no es más que una cápsula de vidrio suave del tamaño de un grano de arroz, o incluso más pequeño, y que es biocompatible con el organismo del animal, es decir, no causa alergia ni reacción alguna. Además, se coloca solo una vez y permanece en su cuerpo para siempre.

Microchip en perros y gatos

Rápido, sencillo y 100% efectivo

Tal y como explican desde la Sociedad para la Conservación de la Naturaleza y del Animal (@nacsinfo), los perros y los gatos no son los únicos que deben estar identificados con el microchip. Los hurones, los caballos, los loros, los guacamayos y los cerdos vietnamitas también deben incluir dicho dispositivo, aunque no salgan de casa.

Y es que este sistema no solo sirve para conocer los datos del animal, también muestra las certificaciones sanitarias (vacunas, desparasitaciones, ausencia de enfermedades infecciosas...) y su legalidad. Sin embargo, para muchos lo más importante es que, en caso de pérdida o robo, cualquier veterinario sabrá en cuestión de segundos tus datos personales, que facilitan la devolución de tu querida mascota.

Solo tendrá que pasar un lector por la zona de implantación, que suele ser el lado izquierdo del cuello, e introducir el código numérico (similar a nuestro DNI) en una base de datos, que le llevará a su tarjeta de identificación. Pero, ¿cómo funciona realmente este procedimiento? Como hemos visto anteriormente, debe ser realizado por un veterinario, que introducirá el microchip con ayuda de un inyector en el cuerpo del animal. La cápsula atravesará la piel por medio de un émbolo, todo ello sin causarle dolor alguno.

0

No hay comentarios ¿Te animas?