Consumo

Pan de espelta: ¿el mejor es el de Mercadona?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 5 de marzo de 2020

3 minutos

El pan de espelta se ha convertido en una de las variedades más populares en la actualidad

Pan de espelta: ¿es el mejor de Mercadona?

Hace unos meses, la cadena de supermercados Mercadona (@Mercadona) se vio envuelta en una polémica que arrojó ciertas sospechas entre sus clientes, en relación a la calidad y la fiabilidad de sus productos, más concretamente el pan integral. Según indicaba el etiquetado de una de sus variedades, dicho alimento estaba elaborado en un 70% con harina integral, algo que los consumidores más curiosos descubrieron que no era del todo cierto, reduciendo esa cifra a un 41%.

Unas proporciones que no seguían los preceptos de la nueva ley del pan, establecida por las autoridades competentes para luchar contra uso indiscriminado del término 'integral', tan demandado en la actualidad debido al auge de las dietas sanas y equilibradas, aliadas de nuestra salud. Esta norma, en vigor desde abril de 2019, determina que solo aquellos panes hechos a base de harina 100% integral podrán pertenecer a este grupo. Algo que, al parecer, Mercadona no cumplió en algunos de sus productos.

Esta revelación obligó a la empresa a emitir un comunicado aclarando lo sucedido. "Significa que un 70% de la harina usada es integral y el resto es harina blanca. En cambio, en el desglose de ingredientes, aparece el porcentaje de harina integral sobre el total de ingredientes según la ley de etiquetado”, sentenció en el documento.

Afortunadamente, este contratiempo motivó a la cadena de supermercados para ofrecer a sus clientes un nuevo abanico de productos que realmente cumplieran con sus expectativas, entre ellos el pan de espelta integral.

Mercadona

Un producto avalado por Nutri-Score

Tal y como indica la plataforma Open Food Facts (@OpenFoodFactsEs), que recopila información sobre los productos alimenticios de todo el mundo, el pan de espelta integral de Mercadona obtiene la puntuación más alta en el sistema Nutri-Score, que determina si es saludable dependiendo de sus ingredientes y en comparación con otros artículos similares. Un estudio validado científicamente por la FSA (Food Standards Agency, por sus siglas en inglés).

Volviendo al pan de espelta integral, se trata de una variedad que incluye una cantidad muy reducida de ácidos grasos saturados y azúcares, mientras que la sal y las grasas alcanzan unos niveles más moderados, y la fibra y los hidratos de carbono se convierten en los nutrientes más destacados. Una información que se traduce en 276 kcal por cada 100 gramos de producto.

En cuanto a su grado de procesamiento, el grupo NOVA, que cataloga los alimentos según este detalle, que muchas veces determina su impacto sobre nuestra salud, lo sitúa en el nivel 3. Este corresponde a aquellos productos que sí han sido procesados, aunque en este caso se debe a su preparación y los métodos de conservación empleados para alargar su vida útil.

"La mayoría de los alimentos procesados tienen dos o tres ingredientes, y son reconocibles como versiones modificadas de los alimentos del Grupo 1", aclaran desde la plataforma Open Food Facts. Por lo tanto, a pesar de haber sido sometido a dicha transformación, no se trata de una comida que ponga en riesgo una dieta adecuada. Bajo esta premisa, ¿qué beneficios nos puede aportar el pan de espelta?

Pan de espelta

Por qué tomar pan de espelta

La espelta es un cereal, más concretamente una variedad de trigo, cuyo consumo se remonta siglos atrás y que, debido a un estilo de vida más saludable entre la población, ha vuelto a estar en la primera línea de fuego. ¿El motivo de este ascenso de popularidad? Su alto aporte de fibra, proteínas (más que en el trigo convencional) y ácidos grasos poliinsaturados. Además, incluye una gran cantidad de potasio, así como fósforo, calcio, hierro y otros minerales de gran utilidad para los mayores.

Sin olvidar que, según varias fuentes, la harina de espelta tiene muchas menos calorías que su predecesora, por lo que su presencia en la dieta de aquellos que se preocupan por mantener a raya su peso ha aumentado. Eso sí, también es un cereal no apto para los celíacos, ya que esta sustancia está presente en las semillas que la conforman.

Entre los beneficios de su consumo destacan el alivio de los síntomas del estreñimiento, la prevención de problemas cardiovasculares, la depuración de la sangre, el fortalecimiento del sistema inmunitario o su lucha contra el estrés y la ansiedad, debido al triptófano que incluye su composición y que favorece el bienestar emocional. Siempre con moderación.

No obstante, como ocurre con cualquier otro producto del supermercado, el pan de espelta también puede ir acompañado de algunas contraindicaciones. En este caso, como ya hemos visto, destaca su porción de gluten, que la hace inadecuada para los celíacos. Ademas, puede ser perjudicial para las personas que padecen la enfermedad de Chron o el síndrome del colon irritable. Pero para asegurarse, lo mejor es consultar antes con tu médico de cabecera o un especialista en nutrición.

0

No hay comentarios ¿Te animas?