Pensiones

Cómo ahorrar para la jubilación a partir de los 50 años

David Vargas

Domingo 20 de diciembre de 2020

1 minuto

Nunca es demasiado tarde para planificar el futuro, pero será necesario corregir malos hábitos

Cómo ahorrar para la jubilación a partir de los 50 años
David Vargas

Domingo 20 de diciembre de 2020

1 minuto

Si bien es cierto que nunca es demasiado tarde para empezar ahorrar, lo ideal sería comenzar a hacerlo en la juventud, siguiendo un buen plan financiero para no tener que preocuparnos cuando llegue la jubilación. Si nos damos cuenta de lo poco que hemos ahorrado con 50 años y nos cogen las prisas, deberemos recuperar el tiempo perdido con una mayor disciplina, es decir, ahorrando más. La buena noticia —según como se mire— es que el Gobierno quiere que nos jubilemos más tarde, con un retraso progresivo hasta alcanzar los 67 años, con lo que tendremos dos años más de vida laboral para seguir ahorrando.

La principal ventaja con la que cuentan los ahorradores de 50 años reside, precisamente, en su capacidad de ahorro. Debemos, pues, aprovechar esta situación para ahorrar un porcentaje más alto de nuestros ingresos totales. Los expertos aconsejan aumentar en torno a un 20% el volumen de ahorro cuando nos encontramos más cerca de la jubilación, sobre todo si llegamos con la hucha vacía. Además, con 17 años por delante para planificar el futuro, seguramente debamos correr ciertos riesgos, optando por productos más rentables, pero menos estables.

bigstock Closeup Of Senior Man Hand Put 386715160

Recuperar el tiempo perdido

Por ejemplo, si quisiéramos obtener un complemento a la jubilación de mil euros al mes a partir de los 67 años y hasta los 100 (parecen muchos años, pero la esperanza de vida sigue aumentando y no es descabellado pensar que en pocas décadas gran parte de la población llegue a ser centenaria), tendríamos que ahorrar a partir de los 50 más de mil euros al mes en un plan de inversión de riesgo medio-alto con un retorno anual del 5%. Solo así podríamos conseguir ese complemento, de ahí la importancia de invertir en nuestro futuro cuanto antes mejor.

Entre los productos de ahorro más atractivos de cara a la jubilación, cabe destacar los planes de pensiones. Tienen la ventaja fiscal de que el dinero aportado desgrava en el IRPF, hasta un máximo de 8.000 euros al año, aunque deberemos tener en cuenta que, a la hora de rescatarlo, deberemos hacer frente a los impuestos que hemos dejado de pagar durante años. Dentro de los planes de pensiones, los hay con perfiles de riesgo más moderados o arriesgados según la rentabilidad que deseemos obtener. Pero también hay otras alternativas interesantes que conviene contemplar:

  • Planes de previsión asegurados (PPA): tienen las mismas características que los planes de pensiones, pero con la diferencia de que el capital aportado está asegurado. Por esa misma razón, los rendimientos que ofrecen son más bajos.
  • Fondos de inversión. La gran ventaja que ofrecen es que permiten recuperar el dinero sin necesidad de llegar a la jubilación y que se puede traspasar el dinero de un fondo a otro sin tener que abonar ningún impuesto.
  • Planes individuales de ahorro sistemático (PIAS). El beneficio fiscal que aporta este producto es muy atractivo, pero debe cobrarse siempre en forma de renta vitalicia. El dinero aportado puede rescatarse a partir del quinto año, pero cuanto antes se recupere la inversión menos claro será el beneficio que se pueda obtener de ella.
  • Seguros individuales de ahorro a largo plazo (Sialp). Se puede aportar un máximo de 5.000 euros al año y la rentabilidad generada está exenta a partir del quinto año, pero el retorno que ofrece este producto es bajo.
  • Unit linked. Es una mezcla entre un PIAS y un seguro de vida. Las aportaciones que realicemos van destinadas a un fondo de inversión y a un seguro de vida, con lo que aseguramos una cobertura a un beneficiario de nuestra elección en caso de fallecimiento.
0

No hay comentarios ¿Te animas?