Pensiones

Rebajar el incentivo fiscal a los planes de pensiones... para recaudar 580 millones de euros en 2022

Pepa Montero

Foto: UNSPLASH

Martes 1 de diciembre de 2020

1 minuto

La menor desgravación en planes privados tendrá un impacto recaudatorio limitado, según los PGE

Las provincias con las pensiones más altas Bigstock
Pepa Montero

Foto: UNSPLASH

Martes 1 de diciembre de 2020

1 minuto

Logopensiones3

El Gobierno reduce incentivos a los planes de pensiones individuales para impulsar los de empleo

Escrivá llevará a los PGE la creación de un fondo de pensiones de empleo con garantía pública

 José Luis Escrivá: "Haremos una reforma integral de la fiscalidad de los planes de pensiones"

 

 

El Gobierno está decidido a modificar sustancialmente el tratamiento fiscal de la previsión social, y en los Presupuestos Generales del Estado ha incluido una propuesta legislativa para rebajar de 8.000 a 2.000 euros los límites de aportación a sistemas de previsión social individuales que se pueden desgravar en la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Al mismo tiempo, el Ejecutivo prevé elevar de 8.000 a 10.000 euros el límite para los sistemas de empleo.

De aprobarse finalmente el Presupuesto, y todo indica que así será, esta reducción de la desgravación tributaria impactará sobre los más de 7,5 millones de partícipes que existen actualmente en planes de pensiones individuales y sobre los casi 1 millón de personas que tienen contratados planes de previsión asegurados (PPA), que se van a ver afectados con carácter directo e inmediato por la medida. Además, tendrá repercusión (en principio, positiva) sobre los 1,9 millones de trabajadores que cuentan con un plan de pensiones empresarial. 

La razón esgrimida por el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, para modificar la fiscalidad de los planes privados es que benefician más a las rentas altas que a las bajas, y se apoya para ello en un informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF), de acuerdo al cual, el 37% de quienes se benefician de las desgravaciones de planes pertenece al 10% de los contribuyentes con rentas más elevadas. Según cálculos de la AIREF, el beneficio fiscal de los planes de pensiones (y por tanto, coste para Hacienda) representa actualmente unos 450 millones de euros netos anuales.

 

Planes de pensiones en PGE

¿En qué beneficiará este empeoramiento de trato fiscal a las arcas de la Hacienda pública? El propio ministerio, a cuyo frente se halla María Jesús Montero, cuantifica en 580 millones de euros en el año 2022 el impacto en caja de la "minoración del límite de las reducciones por las aportaciones a planes de pensiones del IRPF", según figura en los Presupuestos Generales del Estado. Es decir, se trata de una medida con un efecto recaudatorio limitado, a juzgar por las previsiones que maneja la propia Hacienda. Este cambio previsto no tendrá ningún efecto en los ingresos en 2021.

 

José Luis Escrivá
José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

 

El empeño del Gobierno en modificar la tributación de los planes privados se explica mejor por su intención de apostar por planes de empresa, ampliando esta figura y extendiéndola para que toda clase de trabajadores (los de las pymes incluidas) y los autónomos, puedan optar a ellos. Asimismo, el propósito del ministro Escrivá es "que haya competencia y que podamos conseguir el mayor número de beneficiarios hacia planes baratos y que permitan ganar rentabilidad”, ya que las comisiones que se pagan en un plan colectivo no individual son del 0,3%, mientras que en uno individual rondan el 1,5%, tal como explicó recientemente en una sesión de control al Gobierno en el Senado. 

 

BENEFICIO FISCAL DE LOS PLANES DE PENSIONES, SEGÚN AIREF

Opinión de la AIREF sobre incentivos a planes de pensiones

Fuente: AIREF

Lo que está en juego, según Unespa e Inverco

Según refleja la Encuesta Financiera de las Familias del Banco de España, el mayor porcentaje de ahorradores entre las diferentes ocupaciones de los españoles se da entre los trabajadores por cuenta propia. En detalle, el 26,8% de los hogares poseen algún plan de pensiones (o seguro de vida de inversión o mixto), porcentaje que crece con la renta y la riqueza. "La tenencia es mayor para los hogares con cabeza de familia de entre 55 y 64 años o que es un empleado por cuenta propia. Considerando solo el conjunto de los hogares que poseen algún plan, el valor mediano del capital acumulado en planes de pensiones es de 9.900 euros", refleja la Encuesta Financiera del regulador financiero.

Por este motivo, Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa (@UNESPA), ha criticado recientemente que "deteriorar la fiscalidad del ahorro individual abre un agujero para los autónomos y autoempresarios, un agujero que difícilmente colmará el segundo pilar, pues estos colectivos normalmente carecen de los entornos y medios para instrumentar el ahorro colectivo".

Hay que recordar que, desde el punto de vista de Hacienda, la fiscalidad de que gozan los sistemas de previsión social supone en realidad un diferimiento de la tributación, es decir, el contribuyente se reduce de la base imponible del IRPF lo que aporta al plan, pero ha de tributar por todo ello (más los rendimientos) cuando rescata el dinero del plan, a la hora de jubilarse (o en circunstancias excepcionales por desempleo de larga duración, enfermedad, o transcurridos diez años desde la apertura del plan). 

 

Pareja mayor

 

"La pequeña ventaja de la diferencia de tipos marginales de tributación entre las fases de aportación y de prestación, que se pueda dar en algunos contribuyentes, queda anulada por el tratamiento como rendimientos del trabajo –y no como rendimientos del ahorro– de la rentabilidad generada en estos sistemas de previsión social", recuerda Unespa en un comunicado.

Por su parte, el presidente de Inverco (@INVERCOinfo​), Ángel Martínez-Aldama, resalta que la mayor parte de los trabajadores por cuenta ajena trabaja en pymes, en las que el ahorro colectivo apenas está presente. "Se debe posibilitar, por tanto, a toda esta población ocupada que queda fuera de la previsión social empresarial que pueda acceder a sistemas de previsión individuales en las mismas condiciones y requisitos que cualquier otro trabajador", reclamaba en una reciente entrevista con 65Ymás. En su opinión, "el sistema individual seguirá siendo necesario para todos aquellos que no puedan acceder al sistema de empleo por no estar las reformas desarrolladas o, una vez implementadas éstas, hasta que el trabajador alcance un nivel de cobertura del segundo pilar suficiente".

La UE aplica estímulos fiscales al ahorro previsional

El beneficio fiscal de los sistemas de previsión privados no es exclusivo de España, de hecho, en prácticamente todos los países de la UE existen estímulos fiscales al ahorro y se conceden incentivos fiscales para la promoción de sistemas de previsión social, tanto de carácter empresarial (segundo pilar) como individual (tercer pilar).

Además, para 2022-2023 se empezará a comercializar el Producto Paneuropeo de Pensiones Individuales (PEPP, en inglés), un instrumento creado por la Unión Europea, que se pondrá en marcha en cuanto se apruebe la normativa de desarrollo que lo regula, y cuyo objetivo es impulsar el desarrollo de la previsión social complementaria a escala europea. Tanto Unespa como Inverco y las entidades bancarias advierten de que la restricción fiscal que prepara el Gobierno español va en dirección contraria a lo que se está haciendo en Europa.

1
JOAN MANUEL Hace 1 mes
¿Y qué hacen los trabajadores que por experiencia, sí creen en los PPI (las rentas bajas salen más beneficiadas que las altas, si tomamos el ciclo total del producto en su totalidad: aportaciones y rescates), si su empresa no le ofrece la posibilidad del PP de empleo? Quien juega con un trilero, sabe sí o sí, que va a perder..., ¿verdad Sr. Escrivá?