'El Jardín de los Cerezos' con Carmen Machi, en el teatro hasta el 31 de marzo

Mariola Báez

Miércoles 20 de febrero de 2019

1 minuto

La obra del dramaturgo ruso Anton Chéjov se representará durante las próximas semanas en el Teatro Valle Inclán de Madrid, tras su exitoso estreno el pasado 8 de febrero

Carmen Machi protagoniza 'El jardí­n de los cerezos' (Europa Press)

Bajo la dirección de Ernesto Caballero, que ha versionado la obra respetando al máximo la traducción original, El Jardín de los Cerezos ha hecho que Carmen Machi vuelva a subirse a las tablas para dar vida, esta vez, a Lyubov Andreyevna, protagonista de esta historia y, según palabras de la actriz, una mujer libre, enamorada de la vida, que no se entera de nada porque no quiere sufrir.

Secun de la Rosa, Tamar Novas, Chema Adeva y Nelson Dante son algunos de los actores que también forman parte del reparto de esta obra que destaca entre los estrenos teatrales de la temporada.

El Jardín de los Cerezos, escrita por Chéjov a principios del pasado siglo XX, relata la situación que atraviesa una aristocrática familia venida a menos en la época de la Rusia pre-revolucionaria. A través de los distintos personajes, el dramaturgo hace una sátira sobre la situación de esta clase social que se enfrenta a la incertidumbre de un mundo cambiante.

'El jardín de los cerezos', combinación perfecta entre drama y comedia

La obra transcurre en la hacienda donde Lyubov (Carmen Machi) vive con su hermano y a la que regresa tras uno de sus viajes a París. Su situación económica ha ido empeorando y poco queda ya de su fortuna aunque ella no quiera verlo ni ser demasiado consciente de lo que está pasando. Vender el bello jardín de cerezos que rodea su finca podría ser la solución a los problemas, pero tomar esa decisión es difícil. En cambio, Lopahim, el hijo de los que fueran sus antiguos criados, se ha convertido en un rico comerciante y será él quien acabe comprando la lujosa propiedad venida a menos. ¿Qué hará con los cerezos?

La obra, con una puesta en escena que incluye algunos cambios respecto a otros montajes, combina con genialidad el drama, la nostalgia o la ternura con situaciones incoherentes que resultan, en unos momentos, realmente divertidas, y en otros, profundas y dolorosas.

El Jardín de los Cerezos, una de las obras más conocidas de Chéjov, sigue atrapando al espectador porque refleja el final de una época y cómo la vida sorprende con cambios a los que, inevitablemente, hay que adaptarse.

0

No hay comentarios ¿Te animas?