Al aire libre

Tres rutas ideales para conocer el entorno natural de La Hiruela

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 26 de febrero de 2020

3 minutos

Bosques, molinos y arroyos para descubrir este enclave privilegiado de la Sierra del Rincón

Antiguo puente sobre el Jarama La Hiruela

La Hiruela es un municipio situado al noreste de la Comunidad de Madrid (@ComunidadMadrid), a poco más de 100 kilómetros de la capital. Es un espléndido espacio natural reconocido como Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2005, que permite ser descubierto a través de sendas sencillas, perfectas para sumergirte en el paisaje, con una vegetación exuberante, y disfrutar del placer de caminar entre bosques y dehesas.

Lo que te espera en un primer paseo

Muy cerca del famoso hayedo de Montejo, La Hiruela es un pequeño pueblo que ha sido “redescubierto” primero por el encanto que supone pasear disfrutando de su arquitectura serrana tradicional, donde destacan las casas de muros de piedra y adobe y segundo por su rico entorno. Es interesante acercarte hasta la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, en pleno centro y también al antiguo pilón, elemento indispensable en cualquier pueblo.

Para conocer algo más del lugar en el que te encuentras, tampoco puedes dejar de visitar el actual Museo Etnológico, donde podrás ver cómo era una antigua vivienda rural del siglo XVII. Aperos de labranza, vestidos, utensilios de cocina y una exposición fotográfica hacen que la visita resulte de lo más interesante.

La Hiruela conserva prácticamente intacto su trazado inicial y recorrerlo implica hacer un pequeño viaje en el tiempo, que permite imaginar cómo era la vida antaño en un lugar que ha sabido proteger su riqueza natural manteniendo sus tradiciones, aun estando tan cerca de una gran metrópolis.

Las mejores sendas para descubrir La Hiruela

Las tres rutas indispensables

El municipio cuenta con todos los servicios e instalaciones para pasar un magnífico fin de semana en contacto con la naturaleza. Casas rurales y restaurantes no faltan y además si te animas, vas a descubrir algunos caminos que te van a sorprender no solo por el espléndido paisaje que riega el curso alto del río Jarama, sino también, por algunos elementos que guarda con celo, como sus molinos, el antiguo colmenar o la carbonera. Aquí tienes tres opciones para no perderte nada.

Los oficios de la vida

Así se llama esta bonita e interesante senda, de dificultad media-baja y de aproximadamente dos horas de duración. Parte de la iglesia de San Miguel y te permitirá conocer tres elementos clave en lo que ha sido la vida cotidiana de los habitantes de este pueblo singular. Te llevará a las afueras del trazado urbano, donde ya destacan los cultivos de frutales. Además de estos árboles espectaculares en época de floración, lo primero que va a llamar tu atención es el antiguo colmenar, algo que probablemente no hayas visto antes. Se trata de colmenas instaladas en los propios troncos de roble huecos, que han sido tapadas con lajas y que eran utilizadas por las familias de antaño para obtener su propia miel.

Dejándolas atrás, llegarás en pocos minutos al cauce del Jarama, donde te espera otro punto interesante, el antiguo molino harinero, del que se tienen noticias desde el siglo XVIII y que fue restaurado en los inicios del 2001. El molino y su actual zona recreativa es el lugar perfecto para hacer una pausa y disfrutar del paisaje.

Como último punto de parada deseable, también verás una de las antiguas carboneras, dedicada a la producción de carbón vegetal como importante actividad en este lugar hasta mediados del siglo XX. Colmenar, molino y carbonera: tres puntos que hacen que esta ruta sea de las más recomendables.

Antiguo molino La Hiruela

Senda de la Fuente Lugar

Si lo que quieres es simplemente dejarte llevar por la belleza del paisaje natural, este camino, que no presenta dificultad alguna, es perfecto. Se trata de una ruta corta y circular, que te va a guiar por algunos de los paisajes más frondosos y cercanos a la población. En algunos tramos, las ramas de cerezos, abedules y avellanos se entrelazan y crean túneles vegetales que es un placer cruzar. También podrás asomarte a la cercana dehesa, donde es posible contemplar algunos ejemplares de robles centenarios.

De molino a molino

Es la senda de recorrido más extenso, unos cuatro kilómetros, y aunque es apta para senderistas principiantes, presenta algo más de dificultad. Es la ruta que utilizaban los vecinos de la Hiruela para llegar a El Cardoso de la Sierra, ya en la provincia de Guadalajara, en un bonito camino que sigue prácticamente el curso del río Jarama.

Siguiéndolo, también pasarás por el antiguo colmenar y verás el molino harinero, pero, además, la ruta te permitirá acercarte a la zona donde se encuentran lo que queda del molino Juan Bravo, ya en desuso. La vegetación de ribera es la protagonista, con álamos y sauces presentes en todo un recorrido que hará que te cueste creer que tanta belleza natural pueda estar tan cerca de Madrid capital.

0

No hay comentarios ¿Te animas?