Al aire libre

Un día en El Barco de Ávila recorriendo sus calles y plazas y saboreando su gastronomía

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 7 de octubre de 2019

4 minutos

Al suroeste de Ávila, junto al río Tormes, este lugar lo tiene todo para una escapada perfecta

El Barco de Ávila
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 7 de octubre de 2019

4 minutos

Entre las provincias de Salamanca, Cáceres y Ávila (@Avila_Turismo), con la cercana Sierra de Gredos como telón de fondo, El Barco es uno de esos lugares con encanto, donde puedes disfrutar al máximo de un día distinto recorriendo su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico- Artístico en 1982.

En la Comarca de los Valles del Tormes y del Aravalle y en la ribera del río, lo primero que verás a tu llegada es el antiguo puente romano, que, con sus siete arcos desiguales, cruza el Tormes y te ofrece una primera estampa de la ciudad, que aún conserva parte de sus magníficas murallas.

Un paseo barco avila 21

 

En uno de sus extremos del puente se encuentra la ermita del Cristo que, según cuenta la tradición, fue construida justo ahí, porque tras una crecida del Tormes se encontró, en este punto, una escultura en madera de un Cristo. Pese a que la imagen fue llevada a la iglesia parroquial, volvía a aparecer, una y otra vez, en el lugar donde fue encontrada. El motivo estaba claro...la ermita debería alzarse aquí.

barco de Avila

Un recorrido urbano para no perderte nada

Todos los lugares de interés los tienes cerca, por lo que, el paseo por El Barco de Ávila (@aytobarcodeavil) implica dejarte sorprender por lo que te espera en sus calles tranquilas, salpicadas de casas de arquitectura tradicional y antiguos palacetes.

Puedes empezar el recorrido visitando la Iglesia de la Asunción, en la Plaza de las Acacias, junto a ella, la Casa del Reloj, antiguo consistorio, hoy convertido en sala de exposiciones y Oficina de Turismo de la localidad. De uno de los extremos de la plazoleta parte una de las calles más curiosas de El Barco, por ser la más estrecha y corta del pueblo. Se trata de la calle Gallareta y el nombre le viene porque aquí, siglos atrás, existían granjas de gallos.

Iglesia de la Asunción

 

En dirección opuesta, arranca la calle Mayor, que hay recorrer disfrutando a cada paso, fijándote en los distintos edificios que le dan forma. La antigua cárcel, hoy biblioteca municipal, la llamada casa de los balcones, del siglo XV con hermosas forjas en sus ventanas y puertas en arco de medio punto, o la antigua fábrica de harinas de principios del siglo XX.

Un paseo barco avila 15

 

La calle hace una pausa en la plaza Mayor (Plaza de España), lugar perfecto para probar algunas de las delicias, en forma de origianles tapas, que ofrecen los bares que se ubican en sus soportales.

A un paso tienes la ermita de San Pedro que también merece una mirada detenida. Por último, si dispones de tiempo, no puedes dejar de acercarte al Castillo de Valdecorneja, desde donde contemplar una de las mejores vista de El Barco y su entorno natural. Por supuesto, probar las judías y judiones, con denominación de origen de la localidad en sabrosos guisos y un chuletón de Ávila (un día es un día), es práctica “obligatoria” a la que resulta difícil resistirse.

Un paseo barco avila 4