Gastronomía

Cómo se hace el cordero asado más jugoso, al estilo Aranda de Duero

Mariola Báez

Domingo 24 de marzo de 2019

3 minutos

El tradicional lechazo es un plato delicioso de elaboración sencilla pero con una técnica específica

Cordero estilo Aranda de Duero (bigstock)
Mariola Báez

Domingo 24 de marzo de 2019

3 minutos

La carne de cordero es un alimento saludable que aporta una importante cantidad de proteínas aunque también grasas, por lo que debe tomarse con moderación. Existen distintas maneras de prepararla y resulta especialmente rica asada. El cordero asado estilo Aranda de Duero es una de las más tradicionales en Castilla y León y su principal característica es que se hace en horno de leña tradicional, con ingredientes muy básicos para que prevalezca, en todo momento, el sabor de la propia carne.

El cordero de Aranda es lechazo. Esto quiere decir que se trata de piezas procedentes de corderos de no más de 30 días de vida que han sido alimentados únicamente con leche ovina materna, lo que hace que su carne sea especialmente suave y tierna. Además, el lechazo “auténtico” procede de los corderos más jóvenes de ovejas de la raza churra, la más abundante en la comunidad autónoma castellano-leonesa y, en el momento de ser sacrificados, deben tener un peso máximo de 12 a 14 kilos.

Cómo puedes preparar cordero estilo Aranda en casa

Es fácil, pero que salga bien, al final, no resulta tan sencillo como parece. El principal motivo es que seguramente no tengas un horno de leña en casa. Aun así, esta delicia de la gastronomía puede quedarte muy rica siguiendo estos consejos de elaboración

El lechazo se hace en cazuela redonda de barro, que mantiene la temperatura y recoge muy bien todos los jugos que va soltando la pieza durante la cocción. Además, es importante que compres el cordero adecuado, que reúna las características descritas y que pidas al carnicero que te lo prepare en cuartos. Como ingredientes básicos, solo necesitas: carne de cordero de óptima calidad, manteca de cerdo, agua y sal.

El secreto de este plato radica en poner agua en la cazuela, más o menos 1 o 2 vasos. Además, antes de colocar el cordero en ella, debes untarlo bien con la grasa de cerdo (si tuvieras grasa del propio cordero, aun mejor) y esparcir la sal que quieras (sin pasarte). Debes poner los cuartos de cordero con el interior hacia arriba para que esta parte se haga primero. Luego, solo hay que calentar el horno, hasta que alcance una temperatura de unos 180º - 190º, e introducir en él la cazuela con su agua y la pieza preparada.

Cada horno es distinto, pero el tiempo de cocción aproximado es de unas dos horas. Más o menos a mitad del asado (pasados unos 75 minutos), tendrás que dar la vuelta a la pieza para que se haga por el otro lado. En este momento comprueba que queda agua suficiente y añade un poco más si fuese necesario. Cada cierto tiempo, rocía la carne con los jugos que va soltando.

Para darle tu toque personal puedes añadir al agua algún condimento si te apetece, por ejemplo medio limón, unos dientes de ajo enteros, una rama de tomillo… eso es elección propia para que quede a tu gusto.