Gastronomía

¿Sabes qué es un trampantojo en la cocina más actual?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 30 de junio de 2019

2 minutos

Una pista: en el plato nada es lo que parece y la cara del comensal que lo prueba, no tiene precio

Trampantojo

Nada que ver con la famosa tonadillera. Un trampantojo, según definición de la Real Academia Española (@RAEinforma), es una trampa, una ilusión con la que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es.

No es un término exclusivo de la cocina. Hay “travesuras” de este tipo que también se han visto en distintas ramas artísticas y arquitectónicas de todos los tiempos. Ahora, este particular arte del engaño, también se impone como técnica culinaria, incluida en lo que ya se empieza a conocerse como la tendencia play food, es decir, el juego, la diversión con los propios alimentos.

¿En qué consiste un trampantojo? ¿Cómo se hace?

Unos bombones que, al probarlos, saben a morcilla, porque están hechos de este contundente embutido; un café con leche que, en realidad, es una crema de espárragos blancos con un toque de salsa de carne (por darles el color perfecto), o un falso tomate al que no le falta ni el detalle de la ramita y que desenmascaras cuando compruebas que esconde un exquisito paté, elaborado con maestría, para sorprenderte al primer mordisco.

Hacer un trampantojo requiere un domino de las técnicas de cocina más actuales e innovadoras porque no solo se trata de una “broma” gastronómica, para ver el gesto de absoluto desconcierto en cada comensal, sino además de conseguir un plato tan original como delicioso y con una presentación exquisita, elaborada y cuidada al máximo.

Cursos de trampantojo

Si te gusta la idea y quieres aprender las técnicas que te permitan hacer realidad alguna sabrosa "ocurrencia", tienes cursos específicos para convertirte en un artista de los trampantojos. Otra opción es empezar con algunos muy básicos, mientras pones a trabajar tu imaginación haciendo recetas de cocina de lo más divertidas. Los distintos colores y las diferentes texturas de los alimentos pueden darte muchas ideas, por ejemplo:

Una manzana pelada y cortada en forma de patatas fritas, salteadas unos minutos a la sartén, podrían parecer, a primera vista, precisamente eso, unas crujientes patatas que, en realidad, no lo son. Unos trozos de sandía bien escogidos, con la forma y el tamaño adecuados, son perfectos para un trampantojo que haga creer que en el plato hay unos saludables tacos de atún rojo. Medio melocotón en almíbar es una yema de un huevo frito pero, sorprendentemente de sabor dulce...y así con un sinfín de posibles ingredientes.

Sabiendo en qué consiste esta divertida idea, desde ahora mirarás los alimentos de otra manera… A ver qué se te ocurre.

0

No hay comentarios ¿Te animas?