Gastronomía

Receta: Magret de pato al vino espumoso

65ymás

Foto: BigStock

Lunes 1 de junio de 2020

2 minutos

Aprende a cocinar un magret de pato con unos sencillos pasos

Receta: Magret de pato al vino espumoso

El magret es un filete de pechuga de pato. Es una carne magra que lleva una gruesa capa de grasa que se aprovecha para cocinar la pieza en la sartén, sin usar aceite. De sabor exquisito, es muy rápido y fácil de cocinar y, además, es un plato que hace lucir a quien lo ha preparado. Se consume poco hecho, no crudo, y antes de servir se deja reposar unos minutos.

Se puede cocinar de muchas formas, en diferentes salsas, la agridulce es la que mejor le va, y guarniciones, como compota de manzana, patatas, arroz, verduritas al vapor… la lista es infinita.

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 magrets de pato
  • 1 cebollas medianas
  • 1 vaso de vino espumoso rosado
  • 1 vaso de nata líquida
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta

 

bigstock Kitchen Counter Table With Duc 284038363

Elaboración

  1. Empezaremos preparando la pieza: Con unas pinzas retiramos los cañones de las plumas que hayan podido quedar en la piel. Retiramos la fascia muscular y los tendones de la parte inferior, de la zona magra, trinchamos la piel.
  2. En una sartén antiadherente, marcaremos (doraremos) los magrets, previamente salpimentados. No hace falta poner aceite, ya que el magret irá soltando la propia grasa. Empezaremos poniendo la parte de la piel de magret en contacto con la sartén. Hasta que coja color. Lo marcaremos por los cuatro costados
  3. Cuando el magret esté marcado, lo retiramos de la sartén y lo cortamos a rodajas de unos 5 milímetros de grosor, si se hacen muy finos se perderá el sabor. Veremos que el interior está crudo, es correcto, la finalidad es que al terminar de cocinarlo el interior tenga un color rosa tirando a rojo. Los reservamos.
  4. A continuación, pelaremos y picaremos la cebolla (si se prefiere también se puede cortar en juliana).
  5. En la misma sartén donde hemos dorado los magrets doraremos la cebolla, de esta manera aprovecharemos la grasa que han soltado los magrets, que aportará aún más sabor.
  6. Una vez dorada la cebolla, sí es el momento de que quitemos la grasa de la sartén y añadir el vaso de vino espumoso rosado. Lo dejamos cocer con la cebolla durante unos cuatro minutos para que pierda un poco el alcohol.
  7. A continuación, añadimos la nata líquida e incorporamos a la sartén los filetes de magrets, para que cojan un punto más de cocción, suficiente para que se calienten, pero sin perder rojo intenso de la parte central del filete.
  8. Se sirve caliente, acompañado de unas patatas panaderas, unas setas variadas o unas flores de brócoli, coliflor y zanahoria cocinadas al vapor.

Consejos

  • Es recomendable marcar con un cuchillo la parte de la piel del magret para que al marcarlo no se encoja y además sea más fácil que suelte la grasa. Se marca en diagonal en dos direcciones formando unos rombos.
  • Al retirarlo del fuego y antes de cortarlo a rodajas, va bien envolverlo en papel de aluminio para que los jugos se repartan y quede la carne algo más prieta que siempre facilitará el corte.
  • Si bien en esta receta utilizamos cava, también se puede hacer con un vino de aguja.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?