Libros

Los errores propician nuevas ideas y decisiones más acertadas

Teresa Rey

Foto: Ed. Ariel

Domingo 23 de junio de 2019

2 minutos

El neurocientífico Henning Beck nos ayuda entender cómo funciona el cerebro al equivocarse

Los errores propician nuevas ideas y decisiones más acertadas

¿Quién no sea equivocado alguna vez en la vida? Al tomar una decisión, al decir un comentario inapropiado, al pensar algo que luego comprobamos que no era así… Cometer errores forma parte de la existencia, pero ello no debe desesperarnos. Al contrario, podemos aprender de cada uno de ellos si conocemos bien o nos hacemos una idea de cómo funciona nuestro cerebro. La materia gris tiene mucho que ver con todo esto, y esto es lo que trata de explicar el biólogo y doctor en neurociencia Henning Beck (@HenningBeck1) en su ensayo Errar es útil (Ed. Ariel @EditorialAriel).

Nuevas ideas y grandes decisiones

El experto asegura que gracias a los errores precisamente podemos tener nuevas ideas y tomar decisiones acertadas. A lo largo del libro el autor analiza cómo es el proceso cerebral ante determinadas situaciones como por ejemplo cuando olvidamos algo o al aprender. Analiza además el concepto del tiempo o de qué manera trabaja la memoria o por qué hay personas más creativas que otras.

Cuántos pensamientos tenemos al día y cómo controlarlos

Los errores son el leitmotiv que hace que nuestro cerebro acabe desenvolviéndose mejor en las situaciones sociales, que se le ocurran ideas distintas y que finalmente genere conocimiento nuevo. “Es precisamente en nuestros errores y en nuestra falta de concentración donde reside nuestro auténtico poder mental”, asegura el neurocientífico.

Aunque parezca extraño gracias a ciertas cosas que nos suceden y que a veces nos desesperan este órgano se estimula. Es por ello que distraernos con facilidad es lo que nos permite ser creativos o que olvidar un nombre de forma inmediata es esencial para construir recuerdos dinámicos.  “Y que a veces lleguemos tarde a una cita porque hemos calculado mal el tiempo es algo estupendo, porque si nuestro reloj interno funcionara con exactitud, no podríamos saltar de recuerdo a recuerdo, sino que estaríamos atrapados en una memoria estática.”

No siempre ‘a golpe de tecla’

Ahora bien, el autor puntualiza que no todo error es siempre bueno, lo importante es llegar a entender por qué el cerebro no trabaja siempre “a golpe de tecla”. Esto supone dar un paso importante para entender cuáles son esos puntos débiles que nos caracterizan, ya que en realidad estos constituyen “nuestras armas mentales secretas”.

La intención es que una vez hayamos adquirido ese conocimiento podamos tener recursos para usar mejor la memoria, los recuerdos, lograr una mayor concentración o que surjan más ideas creativas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?