Música

43 años sin Elvis Presley: influencia y leyenda del Rey del Rock

65ymás

Domingo 16 de agosto de 2020

1 minuto

Cuando solo contaba 42 años un infarto acabó con su vida: murió el Rey y nació el eterno mito

Elvis. Hace 66 años que Elvis Presley publicó su primer disco y 43 desde el adiós del Rey del Rock

Hace casi un mes se celebró un curioso aniversario, el de la publicación del primer disco oficial de Elvis Presley, That’s All Right, el 19 de julio de 1954. El Rey del Rock cantaba y tocaba la guitarra en aquella gración en la que estuvo acompañado por The Blue Moon Boys, Scotty Moore a la guitarra principal y Bill Black en el bajo. A partir de ahí, todo fue, y sigue siendo, historia de la música y la cultura del siglo XX. Una hsitoria que se vió prematuramente interrupida hace ahora 43 años, 16 de agosto de 1977, cuando el hombre que revolucionó la música, el tipo que con guiño de ojo derretía a las (y los) millones de fans que tenía por todo el mundo, uno de los más grandes iconos del pasado siglo, nos dejó con tan solo 42 años.

Elvis era especial

Para corroborar que Presley tenía un especial magnetismo no hay más que verlo actuar. Su manera de cantar y su modo de contonearse, realmente controvertido a finales de los años 50, ya forman parte de la historia de la música.

Precisamente fue ese modo de concebir la música y la actuación lo que llamó la atención de los productores de la época. A fin de cuentas, Elvis era un muchacho de familia humilde al que un grupo de música llamado The Songfellows incluso llegó a rechazar por no cantar suficientemente bien. Quién se lo iba a decir después.

El caso es que vieron en Elvis al cantante perfecto para interpretar música y ritmos propios de la comunidad afroamericana. Eso sí, con el aspecto de un hombre blanco atractivo y capaz de moverse de un modo realmente escandaloso.

Ascenso fulgurante

Después de firmar con RCA Records, sus canciones comenzaron a cosechar números 1 de la lista Billboard. La primera fue Heartbreak Hotel, pero le siguieron otras como Blue Suede ShoesHound dogDon’t be cruel o Love me tender.

En solo dos años se convirtió en la estrella más fulgurante del panorama musical. Y eso que algunas asociaciones ultraconservadoras le llegaron a tildar de peligro para la seguridad de EE.UU. pues avivaba las pasiones sexuales de los adolescentes.

En pleno auge fue reclutado para el servicio militar en 1958, convirtiéndose en la incorporación al ejército más mediática de todos los tiempos.

De plató en plató

Tras su vuelta, sus agentes le plantearon una carrera basada en el cine. En Hollywood se dedicó a participar en películas de bajo presupuesto, centradas en su protagonismo, en sus canciones (que componían la banda sonora) y carentes de calidad, tal y como se hacía en España con estrellas musicales como MarisolRaphael o incluso el Dúo Dinámico.

Excepto por alguna canción como Can’t help falling in love o Return to sender, esta estrategia le alejó del éxito musical. Había perdido fuelle pues no agasajaba a sus seguidores con conciertos en los que dar lo mejor de su voz y su cuerpo. Finalmente volvió a sacar un disco de estudio casi seis años más tarde.

From Elvis in Memphis volvía a traer lo mejor del cantante nacido en Tupelo. En él se podían escuchar dos de sus mejores creaciones: In the ghetto y Suspicious Minds.

Descenso a los infiernos

Había una paradoja en la relación de Elvis con las drogas. Mientras que las repudiaba y no estaba de acuerdo con su consumo, estaba totalmente enganchado a los medicamentos. Sin embargo, el genio de Memphis no los consideraba como tal, a pesar de que ya en los años 70 le hacían enfermar habitualmente e incluso le provocaron dolencias como el glaucoma o la hipertensión arterial.

Finalmente, el 16 de agosto de 1977 sufrió un infarto de miocardio y falleció. Solo tenía 42 años pero su cuerpo estaba muy deteriorado. Había muerto el Rey y había nacido un mito que aún hoy pervive. No en vano, su mansión Graceland es la segunda casa más visitada de Estados Unidos tras la Casa Blanca.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?