Ocio

Pechón, el paraíso escondido de Cantabria

David Vargas

Lunes 10 de agosto de 2020

2 minutos

Lo que aguarda al viajero en este recóndito rincón es de otro mundo

Pechón, el paraíso escondido de Cantabria

Pechón es un pequeño y pintoresco pueblo situado al oeste de la costa de Cantabria, perteneciente al municipio de Val de San Vicente. Está situado en la ladera de El Llano y delimita al norte con el mar Cantábrico, con una costa muy acantilada que ofrece unas vistas maravillosas.

Esta zona litoral forma un espacio muy rico en fauna, siendo también el punto de reposo de aves migratorias, en su paso estacional de Europa hacia África, por lo que poseen un especial valor ornitológico. También los acantilados de pechón son refugio de aves silvestres que buscan la dificultad de los cortados verticales para asegurar su supervivencia (halcón peregrino, cernícalo…).

Las actividades que realizar en Pechón y sus cercanías son muchas, ya que desde el pueblo es fácil acercarse a lugares de interés como los Picos de Europa a 35 minutos o Santillana del Mar a 30. Pero lo que, sí o sí, no debemos dejar escapar es el Mirador de Pechón, uno de los mejores de Cantabria. Las vistas quitan el hipo por su belleza inconmensurable, con una visión privilegiada de las montañas que encierran la desembocadura del río Nansa y de la Playa del Sable, una playa tranquila y con muy buenos accesos desde la carretera.

Pechón, Cantabria

Una playa natural

La Playa de Amió es la principal de las dos playas que se encuentran a las faldas del pueblo. Para acceder a ella es posible aproximarse hasta un centenar de metros en coche, hasta una explanada que está habilitada como aparcamiento. Desde allí, se accede a la playa a través de un precioso camino a pie descendente. La playa es un tómbolo de arena que en marea baja llega hasta un islote rocoso. La vista desde arriba es sencillamente espectacular.

Otras playas que vale la pena disfrutar son las de El Pedreru, la más occidental de Cantabria y que hace frontera con Asturias. Es una de las playas más vírgenes de Cantabria, muy poco transitada, de cantos rodados y aguas tranquilas. Luego está la Playa de Las Arenas, muy pequeña, de apenas 250 metros de ancho, pero de fácil acceso. Por último, destaca la Playa de Aramal. Los vehículos pueden estacionar a unos 300 metros en una explanada habilitada para ello. Para acceder a la playa hay que ir por una senda con un fuerte desnivel y de complicado acceso, pero sus aguas son tranquilas y la arena es fina y dorada. Merece la pena…

El Pedreru, Pechón, Cantabria
0

No hay comentarios ¿Te animas?