Viajes

Las iglesias más bonitas de Sevilla que no te puedes perder

Marco Herrera

Foto: BigStock

Sábado 15 de febrero de 2020

3 minutos

Entre las iglesias de la ciudad hispalense se encuentran muchas de gran valor artístico y religioso

¿Cuáles son las iglesias más bonitas de Sevilla? Facha de El Salvador

Sevilla (@sevillaciudad) es una ciudad llena de encantos y su popularidad como destino turístico que sobrepasa nuestras fronteras. La capital andaluza reúne una enorme cantidad de atractivos históricos, culturales y festivos que la hacen estar entre las más visitadas de España. Si bien son ampliamente conocidas su Catedral con la Giralda, la Torre del Oro, el Puente y barrio de Triana, el barrio de Santa Cruz y, por supuesto, su Semana Santa y Feria de Abril, la urbe hispalense esconde otros tesoros, como pueden ser su enorme cantidad de templos cristianos.

Con un gran legado histórico, artístico y religioso en buena parte de ellas, las parroquias de Sevilla son de un interés que trasciende el credo católico y visitar muchas de ellas se convierte en una experiencia sublime. Repasamos las iglesias más espectaculares de la ciudad hispalense.

Iglesia de El Salvador

Ubicada en pleno centro, en el barrio conocido como la Alfalfa, fue construida sobre las ruinas de templos romanos primero y musulmanes. Esto se puede ver ahora debido al trabajo de excavación que se ha llevado a cabo en la parte del patio. En el siglo XVII, se consideraba una iglesia colegiada, pero con el tiempo, el deterioro de la iglesia impidió su uso posterior. El patio de los naranjos y el diseño del sótano de las mezquitas árabes se incorporaron posteriormente a este templo. La plaza donde se encuentra es ahora un lugar de encuentro popular tanto para turistas como para locales. Para ingresar a ella, se deben comprar entradas que cuestan solo dos euros.

El Salvador Sevilla

Basílica de la Macarena

La Macarena, que se encuentra en el barrio homónimo, en la parte norte del centro de la ciudad, alberga una de las imágenes religiosas más veneradas de toda Andalucía. Sevilla es considerada una ciudad de vírgenes, y la más adorada es la Esperanza Macarena, que data del siglo XVII, aunque la basílica neobarroca data de principios del siglo XX.

La Esperanza se alza detrás del retablo principal, adornada con una corona de oro, lujosas vestimentas y cinco broches de diamantes y esmeraldas en forma de flor donados por el famoso matador Joselito El Gallo en 1912. La basílica tiene un pequeño museo que contiene más tesoros relacionados con la Vírgen y al otro lado del arco de la Macarena desde la basílica se encuentra el tramo más largo que aún sobrevive de los muros almohades del siglo XII de Sevilla.

La Macarena Sevilla

Iglesia de Santa Ana

Esta iglesia de color naranja salmón, apodada la Catedral de Triana, es una de las más antiguas de la ciudad, ya que data de 1276. Arquitectónicamente, es de estilo gótico-mudéjar, con un interior alto y abovedado y una gran cantidad de imágenes religiosas: estatuas de Santa Rufina y Santa Justa, mártires cristianos que fueron alfareros de este barrio, pudiéndose ver los azulejos en los pilares de piedra.

Los santos siempre se representan con la Giralda, que supuestamente salvaron durante el terremoto de Lisboa de 1755. Una extraña tradición dice que cada mujer que golpea a "El Negro", una tumba del siglo XVI decorada con cerámica pintada que representa a un caballero reclinado, encontrará un marido. La tumba, cuyos azulejos son la primera obra conocida en Sevilla del famoso pintor de azulejos Niculoso Pîsano, está protegida por una vitrina. 

Fachada de la iglesia de Santa Ana Sevilla

Iglesia de San Luis de los Franceses

El mejor ejemplo de arquitectura barroca en Sevilla, esta iglesia es un ex noviciado jesuita del siglo XVIII dedicado al rey Luis IX de Francia. Diseñada por Leonardo de Figueroa, su forma circular inusual presenta cuatro retablos extravagantemente tallados y dorados insertados con pinturas, la imagen de Luis está coronada por una enorme corona, con una cúpula central.

La parroquia se completó en 1731 y está decorada con relicarios macabros (huesos de santos) en cajas de vidrio y la cripta. Se cerró durante décadas y solo volvió a abrir tras una importante remodelación en 2017. En el techo se pueden ver llamativos murales, que llevan mensajes defendiendo a los jesuitas contra las críticas por las que fueron expulsados ​​de España. Se encuentra entre la Macarena y Regina.

Fachada de la Iglesia de San Luis de los Franceses Sevilla

Iglesia de Santa María la Blanca

Los artistas barrocos recurrieron al uso de yeso, uno de los elementos más característicos de la arquitectura mudéjar con fines decorativos. Santa María la Blanca es un ejemplo de ello, como se puede ver en los diseños lujosamente decorados en los techos abovedados y la cúpula sobre el crucero que fueron diseñados por los hermanos Pedro y Miguel de Borja entre 1662 y 1665. Por esta obra ejercieron una gran influencia en la arquitectura barroca andaluza.

Marshal Soult saqueó cuatro pinturas semicirculares de Murillo que solían colgar debajo de la cúpula y las partes frontales de las naves, aunque la iglesia aún conserva una original de La Última Cena. Piedad es la última obra conocida de Luis de Vargas pintada en 1564 y se encuentra aquí.

Santa María la Blanca Sevilla
0

No hay comentarios ¿Te animas?