Viajes

Descubre la Cuna del Castellano en los Monasterios de Yuso y Suso

Carlos Losada

Foto: Carlos Losada

Jueves 16 de mayo de 2019

2 minutos

Están situados en la localidad riojana de San Millán de la Cogolla, en plena sierra

Monasterio de Yuso

Aunque para muchos La Rioja es una región que merece la pena visitar por su vino (Denominación de Origen Rioja) o por las localidades que recorre el Camino de Santiago, como la propia Logroño o Santo Domingo de la Calzada, lo cierto es que cuenta con muchos otros atractivos y uno de los más destacados se sumerge en las raíces del castellano como idioma.

Y es que en tierras riojanas se encuentran los Monasterios de Yuso y Suso, concretamente en el pueblo de San Millán de la Cogolla, que son considerados la “Cuna del Castellano”. La razón no es otra que el hallazgo de la que podría ser la primera página escrita en lengua castellana. Al parecer corresponde a un párrafo en el Códice Emilianense. En este documento, escrito en latín, hay unas palabras “aclaratorias” en castellano que el monje debió incluir para entender mejor el texto oficial.

Dos monasterios en un bello escenario

Si quieres conocer ambos monasterios, has de saber que se encuentran situados en el valle del Río Cárdenas, cerca de la Sierra de la Demanda. La zona invita a recorrerla tanto en coche o autobús como a pie por alguno de sus senderos, así que podrás aprovechar la visita para tener contacto con la naturaleza.

Cuando llegas, lo primero que te encuentras será el Monasterio de Yuso, un impresionante edificio construido entre los siglos XVI y XVIII y Patrimonio de la Humanidad –al igual que el de Suso–.

De estilo renacentista y barroco, alberga en su interior pinturas de Juan de Rizzi y cobres del siglo XVII, así como las reliquias de San Millán (de ahí el nombre del pueblo en el que están situados). Además, cuenta con un archivo medieval en el conjunto que forma su Biblioteca y su Archivo.

Centro cultural medieval

Si quieres visitar el Monasterio de Suso, situado un poco más arriba, tienes dos opciones: o darte un paseo (cuesta arriba) por un sendero que discurre entre vegetación o coger el autobús que cada cierto tiempo sube desde Yuso. Esto es así porque la carretera de acceso está cerrada para los automóviles particulares.

Las vistas desde Suso son tan espectaculares como el pasado de este monasterio, que se remonta a la Alta Edad Media. Y resulta curioso que este pequeño edificio tuviera tanta importancia en la cultura de la época. Además del citado Códice Emilianense, de su escriptorio también surgieron la Biblia de Quiso y una copia del Apocalipsis de Beato de Liébana; por no hablar de que fue el lugar donde Gonzalo de Berceo recibió su educación.

0

No hay comentarios ¿Te animas?