Viajes

Descubre Orbaneja del Castillo, el pueblo burgalés dividido por una cascada

Carlos Losada

Foto: Bigstock / tripadvisor.es

Jueves 17 de octubre de 2019

2 minutos

Esta localidad se ha convertido en una de las mayores atracciones turísticas del Valle de Sedano

Orbaneja del Castillo

España atesora en su geografía rincones de una belleza especial, lugares que poco a poco van siendo conocidos y que enamoran a todo el que los visita. En la nacional N-623 que enlaza Burgos con Santander hay una desviación hacia la carretera BU-643 que nos lleva a uno de esos sitios especiales: Orbaneja del Castillo.

Este pequeño pueblo burgalés se caracteriza por la belleza de su ubicación, ya que por él pasa un riachuelo que forma una cascada junto a las viviendas, ofreciendo una imagen idílica.

Creciente popularidad

En los últimos 15 años, Orbaneja del Castillo ha experimentado un creciente interés por parte del turismo. La causa ha sido el boca a boca de los visitantes que se acercaban a sus calles y las fotografiaban para la posteridad. De hecho, no es de extrañar que en las fechas vacacionales más típicas se llene con decenas de visitantes que quieren aparecer en sus redes sociales frente a la mencionada cascada. De hecho, esto ha provocado que se hayan habilitado varios aparcamientos, habida cuenta que en el pueblo no caben los coches.

Orbaneja del Castillo

¿Qué ver en Orbaneja del Castillo?

Como hemos apuntado, antes de continuar por la carretera que recorre los cañones que crea el Ebro a su paso, nos desviamos hacia la población y, después de aparcar, la primera parada hay que hacerla en el puente desde el que se observa la cascada en todo su esplendor. Allí también se pueden observar algunas pozas kársticas que forma el agua antes de llegar al Ebro.

orbaneja del castillo

 

A continuación toca recorrer el pequeño pueblo, lo que no llevará demasiado tiempo. En los últimos años las viviendas de Orbaneja han mejorado, lo que hace que el paseo sea mucho más bonito… hasta que llegamos al verdadero corazón de la localidad, el espacio donde nace el arroyo que la divide en dos y que lleva hasta la Cueva del Agua.

Esta cueva ha estado ocupada desde tiempos paleolíticos, aunque el origen de Orbaneja sea medieval (se supone que por aquel entonces hubo un castillo) y sin duda ha sido clave en su evolución como pueblo. Y es que este Conjunto Histórico albergó en su día población mozárabe, judía y cristiana. Eso sí, solo quedan vestigios de esta última en el Hospital de San Albín de origen templario.

Cueva del Agua

 

Además de pasear por sus calles, deleitarse con la caída del agua y visitar la cueva, podrás hacer un alto en el camino y degustar algo de la gastronomía local, de ascendencia cántabra y burgalesa. Y si el día acompaña, lo podrás hacer en alguna de las terrazas situadas junto al cauce fluvial.

0

No hay comentarios ¿Te animas?