Viajes

Acércate a la Serra de Tramuntana para descubrir los paisajes más bellos de Mallorca

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 6 de febrero de 2020

1 minuto

La agreste montaña, que llega hasta mar, crea la espectacular silueta del noroeste de la isla

Sierra de Tramuntana cabo de Formentor

Desde 2011, este sistema montañoso, el más destacable de las Islas Baleares, es Patrimonio Mundial (@UNESCO_es). Descubrir sus contrastes es una de las experiencias más bellas que puedes disfrutar si visitas Mallorca. La Serra de Tramuntana (@SdeTramuntana) se extiende hacia más de 90 kilómetros, desde Andratx hasta el Cap de Formentor, abarcando un total de 20 municipios.

El recorrido da para mucho y permite un acercamiento a una Mallorca distinta, alejada de los grandes enclaves turísticos y complejos hoteleros. El paisaje rural se impone, con casas, caminos y bancadas en piedra que permiten cultivar en lugares casi imposible. Encinares y bosques de pino acaparan la atención y guardan su espacio, hasta que la sierra llega a la costa y forma espectaculares acantilados dejando espacio a alguna coqueta cala. Picos que rozan los 1.500 metros, como el gigantesco Puig Major, lagos interiores, torres de defensa y monasterios que guardan historia y cultura. Es lo que te espera si te decides a conocer la Mallorca más secreta.

Sierra de Tramuntana Mallorca

Localidades serranas que no te puedes perder

Aunque las playas son unos de los principales atractivos de la isla mediterránea, en realidad los primeros turistas llegaron atraídos por la belleza de los paisajes de la sierra y su costa indomable. Son tantos los pueblos bonitos, interesantes y perfectos como punto de partida para conocer el entorno que cuesta decidirse. Los cuatro que te proponemos son solo una pequeña muestra de ello.

  • Deià. Es una de las localidades con más población de la sierra y está considerado uno de los pueblos más bonitos de España. Entre una frondosa vegetación y pequeños jardines, donde no faltan los naranjos, sus cuidadas casas escalan por un promontorio, coronado por la iglesia de san Joan Bautista, que ofrece magníficas vistas al azul mediterráneo. Lugar favorito de artistas e intelectuales, desde que el escritor Robert Graves lo diera a conocera nivel mundial en los años 20 del pasado siglo, hoy Deià es un lugar que mantiene una intensa vida cultural  y comercial centrada principalmente en la artesanía.
  • Valldemossa. Por su paisaje y por su historia, imposible no visitar este coqueto pueblo a solo 18 kilómetros de Palma, pero inmerso en plena sierra. Calles estrechas y empedradas con casas adornadas con flores; montañas verdes que hacen de marco perfecto y el Convento de la Cartuja al que hay que entrar para ver las celdas donde Federic Chopen y George Sander pasaron el invierno de 1838.
  • Soller. Ofrece uno de los paisajes de interior más bellos de la isla porque está enclavado en uno de los frondosos valles de la Tramuntana, entre vegetación autóctona y cultivos de cítricos ganados al terreno a base de esfuerzo. Soller, para muchos capital de la sierra, rebosa encanto no solo por el entorno, sino por la influencia visible del estilo modernista en sus principales edificaciones. Desde la Plaza de España de Palma, parte un pequeño tren de época que hace el mismo recorrido que, en los inicios del siglo XX, unía la capital con el pequeño pueblo. Una bonita excursión, perfecta para adentrarte en la Tramuntana y conocer uno de los lugares de visita imprescindible.
  • Fornalutx. Se encuentra a escasa distancia de Soller, pero escala metros para situarse en uno de los puntos más altos de la sierra. La arquitectura tradicional mallorquina aquí es protagonista. Las casas en piedra de tejados rojos, las calles estrechas y el paisaje que invade cada rincón, hacen que recorrer la coqueta localidad sea un placer.
Sierra de Tramuntana punta de Sa Foradada

Rincones que impactan por su belleza natural

Tienes distintas opciones para recorrer la Tramuntana a pie, en bicicleta o en coche. Desde el interior a la costa, son muchos los parajes en los que probablemente querrás detenerte para abarcar con tu mirada un entorno que realmente impresiona.

  • Acantilados de Formentor. Pollença es otra de los pueblos de encanto especial, también favorito de artistas y escritores. Además de recorrer sus calles, en este lugar la sierra se junta con el mar creando paisajes magníficos en forma de acantilados agrestes y calas. Desde aquí, es fácil llegar al Mirador de la Creueta para ver esas imponentes paredes verticales en roca, con el islote del Colomer como telón de fondo.
  • Sa Calobra. En pleno corazón de la sierra, a su llegada al mar, se encuentra la playa de sa Calobra, una de las más hermosas de la isla, donde también podrás ver cómo el torrent de Pareis alcanza el mar entre estrechos desfiladeros de casi 200 metros de altura.
  • Sa Foradada. Otra de las postales más impactantes del litoral de la Tramuntana que podrás contemplar desde el mirador de Son Marroig, muy cerca de Deià. Una espectacular península rocosa horadada (foradada) en uno de sus extremos con un sorprendente agujero de más de 18 metros de diámetro, nunca deja de sorprender porque es una auténtica escultura de la naturaleza.
Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?