Viajes

Ruta para mayores para recorrer los sitios más emblemáticos de Málaga

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Miércoles 11 de diciembre de 2019

4 minutos

Desde Gibralfaro hasta la playa de La Caleta, todo tiene un halo especial en esta ciudad andaluza

Ruta para mayores para recorrer los sitios más emblemáticos de Málaga

Siempre te ven mis ojos, ciudad de mis días marinos. Colgada del imponente monte, apenas detenida en tu vertical caída a las ondas azules, pareces reinar bajo el cielo, sobre las aguas, intermedia en los aires, como si una mano dichosa te hubiera retenido, un momento de gloria, antes de hundirte para siempre en las olas amantes”. Estas palabras que el poeta Vicente Aleixandre dedicó a Málaga en el libro Sombra del paraíso, allá por 1939, son un perfecto resumen de lo que supone esta gran ciudad andaluza.

Poblada a lo largo de su longeva historia por fenicios, cartagineses, romanos y árabes, en su seno encontramos vestigios de cada una de esas civilizaciones. Pero no por ello estamos diciendo que cualquier pasado fue mejor, ya que el presente de Málaga es tanto o más brillante que su pretérito. Y para comprobarlo no hay más que darse un paseo y llenarse de la vida que late cada día en sus calles.

Un paseo por la Alcazaba de Málaga: horario, precio y visitas

Como es costumbre, hemos preparado una ruta para personas mayores que quieran deleitarse con los mejores rincones de la ciudad y con los lugares más emblemáticos. Cualquiera que disfrute caminando, podrá pasar una buena jornada cultural y, por qué no decirlo, deportiva. Y si en algún momento se la ruta se ”hace larga”, siempre puede dividirse en dos. A fin de cuentas, de Málaga no querrás marcharte.

Desde el castillo de Gibralfaro

El camino por una de las ciudades más antiguas de europa (se fundó en el siglo VIII a. C.) lo iniciamos en el Castillo de Gibralfaro, de modo que lo mejor será que cojas un autobús que te lleve hasta esta fortificación y así hacer el resto de la caminata prácticamente cuesta abajo. El emplazamiento de Gibralfaro es perfecto para defender la plaza desde lo alto, y eso ya lo comprobaron los fenicios, donde construyeron su colonia y situaron un faro -de ahí su nombre-. De sus ruinas, Abderramán III ordenó levantar la fortaleza que hoy corona la capital malacitana, una de las más inexpugnables de la Península Ibérica.

Gibralfaro - Málaga

Merece la pena pagar la entrada conjunta del castillo y la alcazaba, ya que los pensionistas apenas se gastan 1,5 euros por la misma, y pasear por sus murallas. Desde allí tendrás la mejor vista de la ciudad, pues se extiende a los pies de la colina y parece entrar en el mismo mar Mediterráneo.

Primera parada: Alcazaba de Málaga

El camino hasta la Alcazaba puede realizarse a pie si queremos hacer la ruta completa y dar un agradable paseo, pues este impresionante conjunto arquitectónico se halla bajo la mirada vigilante de Gibralfaro.

Como su nombre indica, es el mejor ejemplo del paso árabe por la Península Ibérica. Y es que alcazaba significa ciudadela en este idioma. No en vano, fue en la época musulmana cuando este recinto palaciego y fortificado alcanzó su mayor apogeo, llegando a extenderse por más del doble de la superficie que ocupa hoy en día.

Alcazaba de Málaga

Su construcción sobre los restos de los asentamientos fenicios y cartagineses se llevó a cabo en el siglo XI, entre los años 1057 y 1063 concretamente. Y aún hoy se puede atisbar cómo era la vida en aquel lugar que tanto costó conquistar a los Reyes Católicos.

Junto a la alcazaba también podrás viajar al pasado, aunque esta vez a época del Imperio Romano, pues aún se pueden visitar los restos de un antiguo teatro romano que se descubrió en el año 1951 cuando se estaban acometiendo las obras para hacer unos jardines.

Segunda Parada: Museo Picasso Málaga

Abandonamos la Alcazaba por la calle Císter y giramos a la derecha cuando nos topamos con la calle de San Agustín, la cual recorremos hasta llegar al Museo Picasso Málaga, en el que damos un enorme salto al futuro para sumergirnos en la vida y obra de este pintor universal. En este museo, que se convirtió en el más visitado de Andalucía en 2017, es posible recorrer la obra pictórica de este artista a través de 285 obras.

Museo Picasso Málaga

Tercera parada: Centro histórico

Volviendo sobre nuestros pasos llegaremos hasta la Catedral de Málaga, pero antes de hacer una parada en la misma, es preferible que des un paseo por el centro histórico (calle del Marqués de Larios, calle Moreno Monroy, calle Strachan…) y que hagas un alto en el camino en cualquiera de los múltiples bares que encontrarás. Si te gusta el vino, allí podrás tomarte un vasito de vino dulce con algún pescaíto de la zona.

Centro histórico de Málaga

Cuarta parada: Catedral de Málaga

Con este avituallamiento ya sí llegamos a la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación, la cual destaca por su impresionante altura y por ser uno de los edificios renancentistas más importantes de Andalucía y de España.

Su origen se lo debemos a los Reyes Católicos, pues cuando conquistaron la ciudad ordenaron la construcción de un templo cristiano. De ahí que lo primero que se levantara tuviera reminiscencias góticas. Sin embargo, construir la catedral llevó más de 250 años, tiempo en el que el proyecto fue cambiando y adquiriendo un estilo renacentista, aunque al terminarse a finales del siglo XVIII también se encuentren elementos barrocos.

Catedral de Málaga

Quinta parada: Parque de Málaga

Abandonamos las visitas a edificios emblemáticos y nos dejamos llevar por los olores de Málaga y por la belleza de sus parques. Y no hay otro como el Parque de la Alameda, al que llegarás desde la catedral por la calle Molina Lario. En él te encontrarás con numerosas especies de plantas y árboles de todos los continentes, que encuentran en el clima mediterráneo un entorno perfecto para sobrevivir. Junto a ellos, también hay hermosos rincones en los que sentarse a descansar o a hacer alguna fotografía. Todo ello antes de las dos últimas paradas.

Sexta parada: Playa de La Malagueta

Y es que al final del parque apenas estarás a unos 300 metros de una de las dos playas más importantes de la ciudad: la de La Malagueta. Su arena es oscura y en su paseo encontrarás algún que otro chiringuito para degustar los productos locales mientras sientes la brisa marina. Al oeste de la misma se halla el puerto, mientras que si caminamos hacia el este, ya sea por la acera del paseo marítimo o por la arena, llegamos al punto final del recorrido.

Playa Malagueta de Malaga

Séptima parada: Playa de La Caleta

Esta playa urbana es ideal para finalizar la ruta mojando los pies en sus aguas (siempre que no haga frío). Pasear por su kilómetro de longitud es, sin duda, un perfecto colofón a este paseo por una ciudad tan bella como Málaga.

Playa de la Caleta en Málaga

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?