Anatolio Díez
Opinión

En defensa de nuestros derechos, defendamos el turismo social

Anatolio Díez
En defensa de nuestros derechos, defendamos el turismo social

Yo pensaba que ya no era necesario, pero quizás debamos de seguir recordando que los inicios de los viajes sociales que organiza el Imserso, se iniciaron a partir de la negociación del Ministerio de Asuntos Sociales, las organizaciones empresariales y los sindicatos de clase, ahora aparentemente relegados de este diálogo social imprescindible para su ejecución.

El pacto partía de dos principios, por un lado dar la posibilidad al colectivo de mayores de disfrutar de un merecido descanso y aprovechar el mismo para conocer otras zonas del país y generar intercambios sociales y culturales en el seno del colectivo de mayores, la otra premisa generar empleo y beneficios al sector hotelero durante los meses de temporada baja que llevaban al cierre de muchos espacios y al desempleo a miles de trabajadores.

Estamos ya prácticamente en septiembre y no está claro que se vayan a cumplir los plazos fijados inicialmente por el Imserso para el inicio de los mismos. La tardanza del Ministerio para elaborar y sacar el concurso y las continuas trabas que están poniendo los empresarios hoteleros a cada pliego que sale a concurso pone en peligro el cumplimiento de los plazos inicialmente establecidos. 

Debemos recordar que el plazo de presentación de solicitudes para participar en las diferentes modalidades de turismo social, finalizó el pasado 30 de julio de 2021, como nos lo recuerda la propia web del Imserso.

Los hoteleros con mucho fariseísmo, se dedican a despotricar todos los años sobre los precios fijados por el Imserso, porque según ellos, estos no les dan para cubrir gastos y por tanto generándoles unas pérdidas inasumibles.

Lo que no dicen y hace que algunos nos preguntemos: ¿Si los viajes del Imserso les dan pérdidas, como aceptan que otras compañías (algunas de ellas haciendo una competencia desleal al Imserso y en muchas ocasiones engañando a los pensionistas), puedan ofertar en sus hoteles prácticamente lo mismo que el Imserso?

¿Con las propuestas de estas compañías no pierden dinero y con lo que oferta el IMSERSO si? Esto deberían de explicarlo los hoteleros y muy bien.

Lo cierto es que no es nuevo este “sabotaje” y “chantaje” por parte de los hoteleros, que para nosotros tiene dos premisas claras: 

  • Cambiar el sentido del turismo social, por una suerte de turismo masivo sin ningún tipo de característica social y cultural y evidentemente alejado de la intervención de los colectivos de mayores. 

  • La segunda premisa es el encarecimiento del servicio haciéndolo prohibitivo para la gran mayoría de miembros del colectivo de mayores, hoy sin duda el más empobrecido de nuestro país.

Por otro lado, llevamos tiempo pidiendo al Imserso la necesidad de abrir de una vez por todas, una mesa de diálogo social necesaria para respaldar las políticas sociales y desde la misma agilizar los pliegos y de esta forma evitar la situación que actualmente estamos viviendo, situación de desconocimiento real de cuando nuestro colectivo podrá definitivamente disfrutar de su merecido turismo social. Es necesario el diálogo social para evitar la transformación del turismo social en otra cosa diferente que nada tiene que ver con los planteamientos que originaron al mismo.

Volvemos a ponernos al servicio del Imserso, estuvimos, estamos y seguiremos a su lado, siempre y cuando nuestro apoyo sirva para mantener la esencia del turismo social tal y como fue diseñado en sus inicios y de esta forma dotar al proceso de la velocidad necesaria para que se cumpla en la fecha designada, manteniendo la calidad del servicio del que ha hecho gala el mismo durante toda su duración.

Sobre el autor:

Anatolio Díez

Anatolio Díez

Anatolio Díez Merino (Orzonaga, León, 1953) es Secretario General de la Federación de Pensionistas y Jubilados de UGT-UJP y miembro del Comité Asesor de 65Ymás.

Se afilió en 1976 y lleva casi toda su vida en el sindicato. Minero de profesión, su actividad comenzó en el carbón. Allí estuvo ligado a UGT y fue miembro del comité de empresa de Comercial Minera del Carbón. Antes de tener responsabilidades de ámbito estatal, pasó por todos los eslabones del sindicato. En 2008 se jubiló y en 2009 regresó para hacerse cargo de la Federación de Pensionistas de Castilla y León. Desde 2015 está en la estatal.

La Federación de Pensionistas y Jubilados de UGT-UJP tiene por finalidad agrupar y organizar a todos los pensionistas, jubilados y prejubilados afiliados a UGT, cuya pensión haya sido originada por su condición de trabajador asalariado o autónomo, para defender sus intereses sociales, materiales y económicos, orientándolos hacia la consecución del Estado de Bienestar.

… saber más sobre el autor