Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Disfunción eréctil, un problema no solo de edad

Ramón Sánchez-Ocaña
Disfunción eréctil. Foto: Bigstock
Píldoras

 

Hace años se llamaba impotencia. Hoy se habla de disfunción eréctil, porque impotencia parece indicar invalidez, una especie de grado absoluto, un todo o nada. Disfunción eréctil, sin embargo, parece menos rotundo y da idea de que puede haber estadios tanto en cantidad como en calidad.

Es mucho más frecuente de lo que se cree (y de lo que se dice). Entre los varones de 40 a 70 años el porcentaje de quienes tienen disfunción eréctil moderada (pérdida clara, pero parcial de la rigidez) o severa (incapacidad completa para la erección) es del 30 por 100. Estos porcentajes permiten calcular que más de dos millones de españoles con más de 40 años padecen alguna forma de disfunción eréctil moderada o severa.

Y es, según una encuesta, el problema sexual más temido por los españoles.

No solo problema de edad

La probabilidad de padecer impotencia aumenta significativamente con el paso de los años. Pero los especialistas señalan que cuando aparece se debe más a las enfermedades asociadas al envejecimiento que al envejecimiento en si. Entre estas enfermedades están las cardíacas, la diabetes, la hipertensión, una tasa alta de colesterol o la depresión. Por otra parte, algunos especialistas sostienen que la disfunción eréctil puede estar creada por los fármacos para tratar estas enfermedades ya que pueden interferir los mecanismos que controlan la erección.

Y hay ejemplos claros. Un individuo con enfermedad cardíaca tratada con medicamentos, o diabético, tiene una probabilidad tres veces mayor de padecer disfunción eréctil que el individuo que no padece ninguna de esas dos enfermedades.

Las causas

Se han llegado a encontrar hasta 55 causas de esta disfunción. Los especialistas las clasifican según sean de origen psicógeno, es decir, que se deben al control cerebral de la erección; o de origen orgánico, (las que se relacionan con la mecánica física de sangre, nervios y hormonas). Y señalan que con frecuencia se superponen, por lo que debe hablarse también de causas psicofísicas.

  • Psicológicas: La causa psicógena aparece en 20 de cada 100 pacientes. Normalmente se debe al estado de ansiedad ante la relación sexual. (Cuando la causa es física, es fácil que sí haya un componente psicológico añadido).
  • Hormonales: Representan un 5 por 100. Pese a lo que se cree, las hormonas masculinas que son importantes para la libido, no tienen un papel claro en la erección. Son otras (prolactina, por ejemplo) las responsables de la disfunción eréctil.
  • Neurológicas: Intervienen en el 15 por 100 de impotencias. Hay muchas zonas cerebrales y muchas vías nerviosas que intervienen en el mecanismo de la erección. De ahí que puedan ser muchas las causas que actúen sobre esos centros. Desde un accidente cerebrovascular, hasta lesiones medulares.
  • Vasculares: La mayoría de impotencias tiene este origen. Entre otras cosas, porque muchas de las enfermedades relacionadas con la impotencia provocan trastornos vasculares y son estos los últimos responsables de la disfunción. Las enfermedades vasculares afectan al endotelio, es decir, la pared celular de los espacios cavernosos y que está en contacto con la sangre circulante. Y esa pared juega un papel  importante en la vasodilatación.
  • Medicamentosas: Por lo menos la cuarta parte de impotencias se deben a esta causa, porque los medicamentos que se utilizan para enfermedades sistémicas, (antihipertensivos, vasodilatadores, tónicos cardíacos o antidepresivos) afectan de manera casi determinante a la función eréctil. La digoxina, por ejemplo, un medicamento para el corazón, multiplica por 4 la posibilidad de padecer impotencia.

Es evidente que sumando todos los porcentajes tenemos más de 100. Y es que hay enfermedades, o situaciones en que una impotencia puede provenir de dos o tres causas distintas, como si fueran dos o tres impotencias achacadas al mismo afectado.

Ya hay soluciones

Pueden ser muchas y en manos del urólogo está la aplicación de la más adecuada para cada diagnóstico, especialmente desde la llegada al mercado de soluciones farmacológicas orales. El especialista podrá indicar cuál de los tratamientos es el más adecuado para el perfil del usuario.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor