Las residencias de mayores, los grandes focos concentrados de coronavirus en España
Onega Fogonazos

 

Caen como moscas. Esa fue una de las expresiones utilizadas. Y como moscas cayeron al menos 19 personas en una residencia de mayores de Madrid. Fulminadas por el rayo del coronavirus. 19 personas. Como si fuesen víctimas de un incendio o de una catástrofe. Algo así, algo tan desolador, tan espantoso, solo se pudo producir por una fatídica cadena de fallos, errores e imprevisiones. Pero las defunciones, como tantas veces, han sido de mayores. Los mayores siguen pagando todas las facturas y, desde luego, la factura más grave, que es la muerte. Necesito decir, necesito gritar, que esto no confirma que la epidemia les afecta más por otras dolencias, por falta de defensas o simplemente por la edad. Lo que confirma es que hay descuidos imperdonables. Y marginaciones injustificables. Y servicios y atenciones que no funcionan. Y familias que se desentienden. Y un cierto desprecio al viejo, como considerando que en una epidemia no vale la pena tratarlo. Su vida vale menos. Qué horror.

1
Paulino González Fernández Hace 3 meses
Pues FERNANDO, pues ya lo dice el refran: HIJO ERES, PADRES SERAS Y CON LA MISMA MONEDA TE LO PAGARAN.