Fernando Ónega
Opinión

Confesión de dudas

Fernando Ónega
Fernando Ónega: Confesión de dudas

Confieso que me apasiona el rastreo de móviles que piensa hacer el Instituto Nacional de Estadística. Todos los móviles de España, controlados para saber dónde están sus dueños. Para muchos mayores, es una historia de ciencia-ficción. Confieso mi perplejidad: ¿de verdad hay que hacer eso para saber qué gente se desplaza desde casa a su trabajo o los fines de semana o las vacaciones? ¿Con qué criterios se han hecho entonces las infraestructuras hasta ahora? Confieso que también tengo dudas sobre la legalidad del experimento: Protección de Datos debería decir algo. Y confieso finalmente que la experiencia me intriga: vale que se controle a una persona, a mil personas, a cien mil personas. Pero todas las personas controladas al mismo tiempo abre un futuro inquietante para la privacidad. 

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?