Fernando Ónega
Opinión

Cuentas y ministerios

Fernando Ónega
Ministros del Gobierno de Pedro Sánchez
Onega Fogonazos

La gigantesca crisis económica que viene no solo dejará vacíos nuestros bolsillos particulares. También los del Estado. Hoy mismo se publican algunos cálculos: este año ingresará un 30 por ciento menos de lo que debería ingresar. Y encima, tendrá que desembolsar mucho más por el pago de los ERTE, por la subida del paro y por el ingreso mínimo vital. Me apresuro a decir que de ninguno de esos conceptos se puede prescindir. En consecuencia, a mayores gastos y menos ingresos solo una medicina se puede aplicar: el recorte. No sabemos cuál, tampoco sabemos dónde, pero el Estado no puede entrar en quiebra. Dispongámonos, pues, a esa terapia dolorosa, aunque tantas veces se haya negado. Dispongámonos también a una probable subida de impuestos. Dispongámonos a un cierto empobrecimiento, porque los salarios también pueden reducirse. Posición personal: si el futuro tiene que ser ese, aceptémoslo con resignación. Pero yo me seguiré preguntando por qué en esta situación de forzada austeridad tenemos que pagar el aparato de 23 ministerios cuando todos sabemos que sobran la mitad.