Pensiones

Las pensiones, en riesgo de congelación e incluso recorte si la crisis fuerza el rescate de España

Pepa Montero

Foto: EUROPA PRESS

Lunes 11 de mayo de 2020

8 minutos

Los expertos prevén un mix de congelación parcial (0,25%) o total y ajustes en pensiones más altas

Las pensiones, en riesgo de congelación e incluso recorte si la crisis fuerza el rescate de España

Escrivá deja en el aire la subida de las pensiones mínimas y las futuras revalorizaciones

La Seguridad Social pierde cerca de 950.000 afiliados desde que comenzó la pandemia del coronavirus

El ministro Escrivá sigue sin anunciar ni dar pistas de cómo afrontar los retos de las pensiones

Los retos de Escrivá para bajar el déficit de la Seguridad Social sin perjudicar a los pensionistas

Revolución Escrivá: jubilarse tarde, ordenar gastos e ingreso mínimo pagado por la Seguridad Social

Fernando Ónega: "Un duro recorte de pensiones" 

 

Este año no se tocarán las pensiones, ni para lo malo (bajarlas) ni probablemente tampoco para lo bueno (es muy difícil que suban las mínimas como había prometido el Gobierno), pero en 2021 están abocadas a la congelación en el mejor de los casos, ya sea porque la inflación será nula o negativa y por tanto la actualización de acuerdo al IPC real las dejaría igual, o porque se les aplique la revalorización del 0,25%, que es el índice vigente en la actualidad. Esta es la previsión de los economistas, expertos y asociaciones de pensionistas consultados por 65Ymas, que atisban fuertes tensiones de financiación en la Seguridad Social, debido al enorme desempleo y a la caída de ingresos por cotizaciones, que harán que el déficit y la deuda públicos se disparen. Por su parte, los sindicatos UGT y CCOO llaman a la calma e insisten en que la presente crisis nada tiene que ver con la de 2008.

En el peor de los casos, varios expertos advierten de que los pensionistas podrían sufrir recortes si empeora la crisis desatada por el coronavirus y España se ve obligada a pedir el rescate de Europa a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), y recuerdan que ya sucedió en la anterior crisis financiera en Grecia y Portugal. En el actual escenario español, estos recortes, de haberlos, podrían afectar a las pensiones más altas, sin tocar las mínimas ni las no contributivas, según la mayoría de expertos.

 

"Creo que en 2021 se aplicará a las pensiones la subida mínima del 0,25%, es decir, volverá el Índice de Revalorización de las Pensiones, o incluso podría ser una subida cero porque en 2020 los pensionistas habrán ganado poder adquisitivo y podría tener una justificación", vaticina Enrique Devesa, doctor en Economía por la Universidad de Valencia y actuario por la Universidad Complutense de Madrid. "También veo muy posible que el próximo año se recorte parte de las pensiones. La cuantía del recorte dependerá de lo que presione la Unión Europea respecto a la reducción del déficit del Estado, que va a alcanzar cifras nunca vistas", sostiene.

Para Devesa, "la tabla de salvación de los pensionistas puede ser que el recorte lo sufran los empleados públicos. En todo caso, si se tocaran las pensiones, podría afectar a las de cuantía elevada".

Parecido escenario vislumbra Emilio J. González, profesor de Economía de la Universidad Pontificia Comillas, Icade (@UCOMILLAS), que pone de relieve cómo la recaudación por cotizaciones sociales se va a reducir drásticamente, como consecuencia del aumento del desempleo, de la desaparición de autónomos y de la cantidad de pymes que tengan que cerrar. "En este contexto, no se puede mantener el nivel actual de pensiones, ni aumentar el gasto en este capítulo, si no se reordena el conjunto del gasto público y se reduce en otras partidas presupuestarias. Si no se hace esto, probablemente habría que congelar las pensiones e, incluso, reducirlas, porque no habría dinero para pagarlas. Ni lo tendría el Gobierno, ni lo podrían aportar las empresas y los trabajadores, porque muchas empresas van a cerrar o reducir personal".

Las pensiones "no saldrán indemnes" de la pandemia

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (@inclusiongob)José Luis Escrivá (@joseluisescriva), ha negado que las pensiones vayan a recortarse. El martes pasado afirmó que “el compromiso del Gobierno con los pensionistas y con los niveles de las pensiones y con el mantenimiento de su poder adquisitivo sigue absolutamente intacto.Y además es que se va a producir así”, y este mismo sábado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también apuntó en la misma dirección.

Sin embargo, los rumores de congelación o bajada de las pensiones han saltado a los medios de comunicación y a las redes sociales, creando una alarma que el Gobierno tacha de injustificada.

 

Ministro Escrivá
El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá.

 

"Ahora bien, cabe preguntarse, si las pensiones van a salir indemnes de la pandemia. Obviamente no. Además, es igualmente obvio que no van a mejorar, aunque podría equivocarme porque, a veces, la deriva populista logra hacer creer a la sociedad que son los pensionistas los que más están sufriendo. No está siendo, desde luego, el caso en esta ocasión", sostiene el economista José Antonio Herce (@_Herce), socio fundador de LoRIS. Este experto en pensiones, longevidad y seguros afirma que, si hubiese que acometer recortes, "el patrón sería, probablemente, una mezcla de congelación parcial o total de la actualización con el IPC o una magnitud parecida (puede que viésemos la vuelta del IRP) y recortes (si acaso) en las pensiones por encima de la pensión media. O mejor, congelación de la actualización de estas últimas, agudizando el carácter básico de las pensiones a costa de su carácter contributivo".

El también economista Javier Santacruz (@santacruz_s_a) cree que "será inevitable un recorte de pensiones, primero abandonando los planes de revalorización al IPC (en cualquier caso caería por su propio peso porque la inflación va a estar bajísima), y segundo, procediendo a la congelación e incluso recortando en términos nominales. La situación de la caja de la Seguridad Social va a volverse totalmente insostenible".

No habrá bajadas nominales, pero congelación casi segura

Entre los expertos consultados por 65Ymás hay consenso en que, a corto plazo, las pensiones no sufrirán bajadas de su valor nominal, pero "donde no hay un acuerdo social, porque los números difícilmente salen, es en que haya un mantenimiento del valor adquisitivo de las pensiones, es decir, del valor real, una vez descontada la inflación", argumenta Pau Monserrat (@pmonserrat), economista y profesor asociado de la UIB (@UIBuniversitat). Es decir, "aunque la gente cobre nominalmente lo mismo, la promesa que siempre se hace de aumentar las pensiones con la inflación, no se podrá mantener siempre".

Además, en España tenemos ya más de 7 millones entre parados y afectados por ERTE, recuerda Monserrat, "gente desempleada a la que se destinará buena parte del dinero que el sector público tiene para gastarse. Y por otro lado, si no trabajan no cotizan y por tanto no ingresan para las pensiones. Antes o después, habrá que reformar el sistema, para que una parte se pague con impuestos. Pero esto supone mantener el sistema, no aumentar su poder adquisitivo". 

 

Algo más optimista es Mariano Jiménez, presidente de la Organización de Consultores de Pensiones Ocopen (@OCOPEN_), para quien "lo relevante es si las empresas aguantarán lo suficiente con las medidas de apoyo que se han tomado, tanto monetarias por parte del BCE como fiscales por parte del Gobierno y el Parlamento, hasta que llegue la recuperación". Le preocupa que los ingresos de la Seguridad Social se están viendo afectados y "el sistema va a tener que afrontar un mayor desequilibrio a corto plazo y recurrir más a préstamos del Estado. Y esto va a repercutir en un aumento del déficit y de la deuda a corto plazo. Pero será una situación temporal y no estructural como en 2008".

En opinión del responsable de Ocopen, "hay que plantearse medidas estructurales para la sostenibilidad y suficiencia del sistema de pensiones. Cuando esto termine, tanto el Pacto de Toledo como la Mesa de Diálogo Social tendrán que llegar a acuerdos sólidos", reclama Jiménez.

Los pensionistas temen más excusas para ajustes

Las asociaciones de pensionistas están con la mosca detrás de la oreja, temiendo que la crisis por el coronavirus sea una excusa para acometer nuevos ajustes en los servicios públicos, y aseguran que la información de que disponen les llega fundamentalmente por la prensa y las declaraciones del ministro Escrivá.

Pensiones públicas dignas

 

En opinión de Julián Gutiérrez, secretario seneral de Pensionistas de CCOO, el riesgo de volver al 0,25% de subida de pensiones en 2021, o que la subida sea cero “siempre existe, sobre todo si los gobiernos no son conscientes de la importancia que tiene para un país el sistema público de pensiones. Si se congelan las pensiones, o se hace una subida del 0,25%, los pensionistas y jubilados tendríamos muchas dificultades para llegar a final de mes, por eso seguimos exigiendo al Gobierno que derogue la reforma de las pensiones del 2013. Si no lo hacen, en enero de 2021 estaría vigente esa reforma y se volvería al 0,25% de subida”.

Gutiérrez advierte de que, en la crisis económica brutal que se avecina, el colectivo de pensionistas y jubilados "tendremos que ayudar a nuestros hijos y nietos que están en el paro. Tal como muestran los datos del observatorio social de las personas mayores 2019, elaborado por nuestra federación, el 30% de los hogares vive gracias a los pensionistas".

A María Ángeles Poveda, portavoz estatal de Jóvenes Pensionistas (@JovenPensionist), le parece que este año las pensiones no se van a tocar, "pero sí está en peligro la subida de las mínimas, que es lo que creemos realmente urgente. Incluso de las no contributivas y el SOVI que cobran las personas por vejez y por invalidez". Esta joven pensionista da por seguro que en 2021, "esta pandemia va a ser la excusa para volver a recortar en los servicios públicos, entre ellos las pensiones". De momento, la pandemia les está afectando en tres puntos esenciales: la atención sanitaria a enfermos crónicos, la ayuda a la dependencia (en las primeras semanas, se ha dejado de recibir ayuda a domicilio o los cuidadores no estaban equipados con medidas de prevención), y las vías administrativas que se han paralizado (declaraciones de incapacidad, juicios).

Los sindicatos llaman a la calma

Las direcciones nacionales de los sindicatos UGT y CCOO insisten en que la actual crisis es muy distinta de la anterior y ponen de relieve que las recetas de Europa ahora pasan por incrementar el gasto en políticas sociales para apuntalar el empleo y los niveles de renta, en vez de exigir ajuste fiscal. 

Según Carlos Bravo (@carlosbravofdez), secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, la situación del sistema de pensiones no se ve afectada negativamente por la pandemia. "Los retos que tiene que abordar no son distintos a los que ya conocíamos. Los efectos económicos de la misma, muy intensos, se deben abordar con financiación extraordinaria vía deuda. No vamos a valorar qué haríamos si el Gobierno hace algo que dice que no va a hacer", remacha Bravo.

En cuanto a UGT, su secretaria de Empleo, Políticas Sociales y Seguridad Social, Mari Carmen Barrera (@mcarmenbarrera) resalta que esta vez, analizadas las consecuencias de las políticas de austeridad por los países, todos apuestan por reforzar el gasto en políticas sociales para sostener el empleo y los niveles de renta y propiciar una salida más rápida de la crisis sin factura social, a diferencia de la crisis anterior. "No hay ahora exigencia desde la UE de la regla de gasto o equilibrio presupuestario. Desde UGT insistimos al Gobierno en que todas las medidas sociales implementadas por la Seguridad Social se financien directamente desde los Presupuestos Generales con una partida extraordinaria por la crisis del COVID19".

En cualquier caso, Barrera asegura con rotundidad que, "en el supuesto que en algún momento se optase por el recorte de derechos de los pensionistas u otros colectivos, diríamos como ya hemos hecho anteriormente: "así no".

13
julio iglesias rodriguez Hace 2 días
El artículo más que informativo y objetivo, parece destinado a ganar el premio en el concurso de “Relatos apocalípticos sobre las pensiones. Leer: EL APOCALIPSIS DE LAS PENSIONES https://neuroforma.blogspot.com/2019/04/mayores-6-el-apocalipsis-de-las.html
Alfonso Hace 10 días
Mucho me temo que digan lo que digan, el año próximo se co ngelarán las pensiones por supuesto, pero también se recortarán las más altas por lo menos. El mecanismo del MEDE son préstamos a largo plazo, pero si al final el Gobierno consigue transferencias sin devolución, como pretende, será con condiciones, y la reducción del gasto público será inevitable, y lo más fácil son los funcionarios y los pensionistas. Los políticos no, claro...
José Hace 11 días
Hola a todos. Cumplo 64 años el mes próximo. Estoy pensando en jubilarme ya, porque veo mucha incertidumbre, no quiero que saque una ley que me alarguen la edad de jubilación. Veis una reforma de las pensiones para perjudicarnos a los futuros pensionistas en un año? Vosotros que haríais?. Gracias a todos.
Pablo Medrano Checa Hace 16 días
Bien información de primera línea
Pavlo Hace 17 días
Pues vais y se lo agradecéis a los "lideres" de la pensión justa, que lo único que querían era hacer política "rojera" ya de mayores, podemitas puño arriba, banderitas rojas y moradas. Comunistoides engañando a gente, contándoles maravillas, "luchamos por la pensión de nuestros nietos". Depredadores de lo poco que queda. Vuestros nietos van a cobrar os.tias..y lo sabéis. Urge manifa con puñitos arriba. Por la "dignidad".
PAVLO Hace 17 días
Por muchos negativos que pongais, la REALIDAD es que "las ovejas que entran por las que salen". No hay más. El resto, demagogia barata....y LO SABEIS.