Fernando Ónega
Opinión

Inteligencia artificial

Fernando Ónega

Hoy me quiero fijar en un adelanto tecnológico prodigioso: la compañía Tesla, fabricante de un coche autónomo de éxito, acaba de anunciar otro prodigio: un chip que se puede instalar en el cerebro. Digamos que sería un complemento de la inteligencia artificial a la inteligencia humana, que está mucho más retrasada. Digamos también que podría ser un paso más para convertirnos a todos en robots, ahora que los robots nos están quitando puestos de trabajo. Y permítanme una ensoñación: podrían ensayar con nuestros políticos. Un chip en el cerebro de Pedro Sánchez podría ayudarle a encontrar socios. En el de Pablo Iglesias, a percibir hasta dónde puede presionar. En el de Albert Rivera, a encontrar su camino. Y en el de Pablo Casado, a estar callado. Desde que no habla, sube en cotización popular.

1
Ernesto Miro Hace 4 meses
Seria maravilloso poner un chip a los (¿políticos?) para que por lo menos, aparte de subirse el sueldo, se pusiera de una puñetera vez a TRABAJAR. ¿No cree D. fernando?.