Fernando Ónega
Opinión

Poder, solo poder

Fernando Ónega
Poder, solo poder
Fogonazos

 

“Me sorprende la falta de consenso político con el drama que vivimos”. La frase es del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ayer en el diario El Mundo. Se nota que el gobernador es un hombre prudente, que mide sus palabras, porque creo que, si no ocupase el puesto que ocupa, seguramente no diría “me sorprende”, sino “me escandaliza” o “me asombra” o “me alarma”. Creo que en este momento cualquier ciudadano español suscribiría uno de los tres verbos, quizá los tres, porque son los que sugieren los últimos acontecimientos políticos. En vez de aportar ideas para afrontar el drama que contempla el señor Hernández de Cos, lo que hizo la clase política ha sido ofrecer el espectáculo de maniobras poco decentes para ocupar pequeñas parcelas de gobierno. La realidad histórica es que, desde los Pactos de La Moncloa, han pasado 44 años, no hubo ningún acuerdo de todos para resolver los problemas económicos de los españoles, y eso que hemos pasado unas cuantas crisis. Y la conclusión es, desdichadamente, la de siempre: les preocupan muy poco las necesidades de la gente; solo les preocupa mantener o asaltar el poder.