Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Ansiedad: 10 consejos para superarla

Ramón Sánchez-Ocaña
¿Qué mecanismos se activan en el Trastorno de Ansiedad Generalizada y cómo repercute en los mayores?
Pildoras

 

Ellas la sufren un 200% mas que ellos. La razón es clara y además, sabida. Y es la dificultad de combinar la vida familiar con la vida laboral. Un 15% de ellas -mujer y trabajadora- ya es víctima del estrés y de ansiedad. Este porcentaje aumenta cuando se trata de madres de familia, y disminuye apreciablemente cuando se plantea en los varones de la casa. En cambio solo un 13% de las personas sin hijos se ven afectados por este problema. Entre las mujeres que trabajan más de 39 horas por semana, casi tres de cada diez sufren ansiedad, porcentaje que disminuye a una cuando no tienen hijos.

Se puede deducir pues que el problema comienza cuando ella cree que el trabajo toma un tiempo que debería dedicar a la familia (sea cierto o no). Por si fuera poco, hay que añadir el factor hormonal (estrógenos, andrógenos y progesterona, que determinan diferencias con el varón; y también deben tenerse en cuenta las fluctuaciones de progesterona y estrógenos durante el ciclo menstrual). Y no hay que olvidar el papel de cuidadoras que ellas asumen cuando llegan a cierta edad.

Qué es

La ansiedad se puede definir como una sensación de preocupación excesiva, angustiosa, con miedo hacia lo desconocido, sin una razón lógica que lo justifique; o por lo menos que justifique la magnitud de ese miedo. Además suele acompañarse de otras sensaciones que componen un cuadro complejo: falta de energía, angustia, falta de concentración, alteraciones de sueño…

La ansiedad que en alguna ocasiones es normal (exámenes, viajes, cambios de situación) tiene características distintas ya que no altera excesivamente y sobre todo, desaparece o disminuye notablemente en cuanto se supera el problema. La otra, sin motivo aparente, es desproporcionada y se mantiene en el tiempo al no tener una causa concreta.

Síntomas

Los más conocidos son la sudoración excesiva –llamativo es el sudor de manos- aceleración cardiaca, aumento de la tensión, e incluso bloqueo muscular. Síntomas que, según el grado de ansiedad pueden darse en mayor o menor medida.

Demasiados ansiolíticos

Y un reflejo del problema es el excesivo consumo de ansiolíticos que los médicos detectan. Se estima que el 2,5% de ciudadanos los consume de forma regular y por lo menos un 15% de forma esporádica.

Este exceso se debe, como señalan los especialistas, a nuestro estilo de vida, a la sociedad en que nos hemos instalado, con escasa tolerancia al fracaso, a una actividad laboral cada vez más exigente e insegura, a la falta de apoyos familiares y a las dificultades de convivencia y comunicación en el seno de las propias familias. Quizá por todo ello, 7 de cada 10 consumidores de estos psicofármacos son mujeres. De todos modos, los psiquiatras suelen comentar que la estadística puede estar distorsionada y los varones no ocupan el lugar que les correspondería porque muchos de ellos utilizan el alcohol como ansiolítico.

10 consejos curiosos

Estos son los sencillos consejos de una experta californiana que están causando furor en Estados Unidos:

1. Acomódese en una silla con la espalda recta, respire profundamente escuchando el sonido del aire que sale de sus pulmones y repítalo cinco veces.

2. Haga algo fácil con las manos: eso evitará la tensión y la frustración: puede reparar algún utensilio u ordenar el armario.

3. Coma algún plato que le recuerde tiempos felices del pasado: aquella tarta de casa, aquella paella o aquella sopa de ajo que ya nunca hace.

4. En casa, cuando baje la escalera, cuando pasee, tararee alguna de sus canciones favoritas. Baile, corra, camine...

5. Sude: la actividad física es la mejor manera de liberarse del estrés.

6. Viaje mentalmente al lugar más maravilloso de la tierra: cierre los ojos e imagínese que está en la playas de Hawai.

7. Evite las pequeñas incomodidades: si hay mucha gente en la frutería, pida la vez y de una vuelta.

8. Cuando se vaya a acostar, prepare el cuerpo para el sueño, es decir, vaya aparcando preocupaciones.

9. Sea un poco narcisista: recuerde algo bueno que le hayan dicho y disfrute un momento recordándolo.

10. Desconecte varias veces al día: dé un paseo,  mire por la ventana, sueñe durante un minuto... Se sorprenderá del valor de cinco minutos si los dedica solamente a eso, a perderlos.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor