Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

¿Cuándo se es viejo?

Ramón Sánchez-Ocaña
Gracias a estos ejercicios (físicos y mentales) los mayores podrán mantener en forma su memoria

Los libros de estilo de los distintos periódicos y medios de comunicación suelen hablar de que cuando se sobrepasa la adolescencia se escribe "un hombre" o "una mujer". Y que se puede hablar de "ancianos" cuando se trata de mayores de 65 años.

Pero no es la primera vez que un hombre o una mujer de esa edad se indigna cuando lee que "una anciana de 65 años sufrió un accidente...". Y no  se enfada por lo del accidente , sino por el tratamiento de anciana.

Por eso me parecía curioso preguntar eso: ¿Cuándo se es viejo? ¿Qué lo determina? Sin duda debe ser una apreciación subjetiva. Uno se puede sentir joven con 70 o viejo con 60. Porque de lo que no cabe duda es de que cada uno, por dentro, se sigue viendo como siempre .

La realidad es que nuestras células se van renovando hasta que llega un punto en que se sienten inservibles y se 'suicidan'. Es la programación de nuestro organismo. Y eso no ocurre en todos los cuerpos a la vez, sino que depende de muchos factores (alimentación, ejercicio físico, hábitos saludables... y genética)

¿Y por qué se cifra en 65 años? ¿Es una arbitrariedad? ¿Obedece a alguna razón científica? Eso es lo más curioso .

La primera vez que se planteo una jubilación a los 65 años fue nada menos que en 1916. Y entonces llegar a esa venerable edad era un mérito notable. Fue Alemania el primer país que estableció un plan de jubilación. Y en dos etapas. En 1889  el propio canciller Bismark dijo que a partir de los 70 años se podría cobrar la pensión. Pero tan pocos debían llegar a la edad de disfrutarla, que 17 años después se rebajó a los 65.

Desde entonces se admite administrativamente que a los 65 años uno empieza a ser viejo de manera oficial. Pero no hay ninguna razón que avale esa convención de la burocracia. Solo que había que fijar una edad y le toco al 65 de los alemanes como podía haber sido a los 70.

De lo que no cabe duda es de que la vejez llega cuando hay ausencia de proyecto. Porque la vejez no es cuestión de años; es, sobre todo, cuestión de mirar hacia adelante. La vejez la marca el cerebro, no el calendario.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor