Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

¿Es cierto que hay menos visitas a urgencias durante un partido de fútbol importante?

Ramón Sánchez-Ocaña
EuropaPress 2361551 La Selección Española de Fútbol juega contra las Islas Feroe en el estadio de El Molinón (Gijón)

Si hay fútbol, no hay urgencias. O dicho de otra forma: durante la tarde de un partido importante, los ciudadanos no tienen necesidad de asistencia urgente a pesar de que el tráfico está fluido y se puede llegar sin contratiempos.

Y eso lo pudo comprobar un hábil programa de televisión que un sábado de gran derby, apostó sus cámaras ante el departamento de urgencias de una gran hospital de Madrid.

Ha comprobado ante su notable audiencia lo que se sospechaba y ya en anteriores ocasiones se había evidenciado: durante el partido y a lo largo de la tarde, el número de urgencias descendía de manera casi milagrosa. Muy pocas y casi todas femeninas.

A la media hora de acabar la contienda, las ambulancias empezaron a llegar con la normalidad acostumbrada.

No es preciso ser muy perspicaz para deducir qué ocurre.

Tampoco hay que ser un lince para afirmar que se abusa de las urgencias y de que la gran mayoría de ellas no son… urgentes. Aunque bien es verdad que no es el ciudadano medio quien debe saber distinguir qué es urgente y qué no lo es.

La confirmación es curiosa. Porque yo mismo he comentado muchas veces que cuando hay algún partido de fútbol en el Bernabéu se colapsa esta zona de la capital, precisamente cortando la arteria principal que da paso a dos grandes hospitales (La Paz y el Ramón y Cajal). Y siempre pensando en que ese atasco impediría el rápido acceso a las urgencias. Ahora se puede constatar que cuando hay fútbol, no hay urgencias. ¡Parece mentira!

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor