Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Las gafas de conducir

Ramón Sánchez-Ocaña
Las gafas de conducir

Son muchos los que llevan en la guantera del coche “SUS” gafas de conducir. Si las usa de manera permanente, el riesgo es menor. Pero si solo las usa para conducir, porque se siente más cómodo tenga en cuenta que muchas veces están “desactualizadas”. Y eso quiere decir que le supone un mayor esfuerzo y por tanto, mayor posibilidad de fatiga. La actualización de las gafas es importante. No se olvide que uno de cada tres conductores podría ver mejor y no lo sabe. Y quizá sea ésta la razón. Se acostumbra a ver así con sus gafas. Y como ve bien -o cree que ve bien- no acude a una necesaria revisión. Cada uno o dos años deberíamos comprobar la situación de nuestros ojos.

Para conducir, evidentemente, no se necesitan gafas especiales; sin embargo hay una serie de normas cuyo cumplimiento puede aumentar el confort y la seguridad a la hora de conducir:

  • Deben estar bien adaptadas a la cara, ser confortables y estar bien centradas.
  • Los vidrios orgánicos, ligeros y prácticamente irrompibles tienen indicación preferente ante el riesgo de golpes y caídas.
  • Prefiera una montura de borde fino. Un borde de 5 mm. de grosor oculta a 10 metros de distancia, un espacio de 2 metros de ancho.
  • En los que tienen ‘vista cansada’ -presbicia- las lentes progresivas permiten una buena visión en todas las distancias.
  • Las lentes de contacto suplen muy bien los defectos visuales del conductor, dan campo visual integral y, en algunos casos, un aumento de la agudeza visual.
  • Las correcciones ópticas del conductor necesitan también ajustes y revisiones periódicas (enderezar patillas, regular el centrado, verificar la fijeza de las lentes...).
  • El uso de las gafas de sol, graduadas o no, debe hacerse durante las horas de día y deben proscribirse totalmente (cuando absorben más del 20 por 100 de luz) en la conducción nocturna.
  • No olvide las gafas de repuesto en su coche. Además de ser obligatorio, le podrá evitar problemas puntuales.
  • No olvide que su visión puede caducar antes que su permiso de conducir y cuando deba renovar sus lentes advierta a su óptico si las desea preferentemente para conducir, porque podrá asesorarle mejor.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor