Consejos

¿Cuántas veces puedes usar la misma toalla antes de lavarla? Un estudio lo aclara

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 28 de agosto de 2019

3 minutos

Un estudio publicado en el portal Sicence Alert nos resuelve esta importante cuestión

Las ventajas de la limpieza a vapor
Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 28 de agosto de 2019

3 minutos

Esta decisión varía considerablemente dependiendo de cada individuo. Algunas personas lavan sus toallas cada semana, otras cada mes y algunos incluso se olvidan de hacerlo con demasiada asiduidad. Sin embargo, aunque parezca un despiste sin relevancia, limpiar estas prendas de aseo también es muy importante ya que pueden acumular células muertas, bacterias o gérmenes que proceden de nuestra piel o que están presentes en el cuarto de baño. Además, estos microorganismos pueden incrementarse debido a la humedad.

Por este motivo, los expertos recomiendan lavar las toallas con cierta regularidad para evitar así su acumulación, que después podría derivar en numerosos problemas de salud. Sin embargo, hasta el momento no sabíamos cuál era la frecuencia exacta con la que debíamos cumplir con dicho cometido. Una cuestión que por fin ha sido revelada.

¿Cuántas veces puedes usar la misma toalla antes de lavarla?

Un "foco" de bacterias

Tal y como expone un estudio divulgado por el portal Science Alert y en el que ha participado el microbiólogo y patólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, Philip Tierno, lo más adecuado es lavar tus toallas, tanto la de las manos como las que usas al salir de la ducha, cuando las hayas utilizado un máximo de tres veces. Puede parecer demasiado apresurado pero, según los expertos, esta es la única formar de que los gérmenes no se acumulen en la superficie y den lugar posteriormente a infecciones cutáneas o estomacales.

Y es que debes tener en cuenta que estas prendas pueden ser un caldo de cultivo para las bacterias, los hongos de las células muertas de la piel, las secreciones salivales o urinarias u otros agentes que han podido llegar hasta allí desde otras partes del baño como, por ejemplo, las gotas del inodoro. Además, como hemos dicho anteriormente, las toallas cumplen muchos de los requisitos para la vida microbiana: el pH neutro, la temperatura, la humedad, el oxígeno...

"Cuando eliminas la humedad de tu cuerpo, los microbios y otras secreciones, como los desechos celulares que viven en la superficie de tu cuerpo, se depositan en tu toalla. Esos restos celulares y otros depósitos del aire sirven como alimento para los microbios, y la humedad suministra agua a un pH neutro", asegura dicha publicación. Eso sí, sus responsables también creen que los riesgos no revisten una gravedad alarmante, ya que las baterias que suelen residir en el hogar no son peligrosas.