Consejos

Qué significa la añada de un vino y cómo me afecta al comprarlo

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 16 de octubre de 2019

1 minuto

Nos indica características importantes del caldo y puede ayudarnos a decantarnos por uno u otro

Qué significa la añada de un vino y cómo me afecta al comprarlo

Dentro de la terminología vinícola la añada hace referencia al año en el que se ha elaborado el vino. En concreto, la fecha en que se ha realizado la cosecha y por tanto en el que se han recolectado las uvas. La añada nos va a indicar características importantes del caldo y puede ayudarnos a decantarnos por uno u otro.

Meteorología

Como este término hace referencia al año en el que se han cosechado las uvas del vino, las condiciones meteorológicas influyen de forma importante. Así, estas van a determinar en cierto modo la calidad de la añada. No obstante, hay otros elementos como la localización o la presión atmosférica del lugar donde se encuentre el viñedo, que son importantes también.

Para que una añada sea buena, las vides tienen que haber recibido una cantidad de sol concreta durante un tiempo específico, y las precipitaciones deben haber sido moderadas y repartidas de forma uniforme a lo largo de todo el año. Teniendo en cuenta estos criterios y otra serie de elementos, los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen las valoran. Por ello nos encontramos con añadas regulares, buenas o excelentes.

Vinos de Ribera de Duero (Pixabay)

Información orientativa

En realidad este dato es una información orientativa acerca de la calidad del vino. La podemos encontrar en la etiqueta, en la parte trasera o en el tapón, depende de cada marca. Para saber interpretar cada añada los propios consejos facilitan una carta de clasificación que ayuda a descifrarlas, de hecho actualmente se pueden consultar las de al menos los últimos 15 años.

En esta valoración se miden cuestiones climáticas, pero también otros elementos que rodean a la materia prima con la que se ha elaborado el caldo, como si se ha rodeado de unas condiciones buenas para su crecimiento.

Luego no hay que olvidarse de cuántos años tiene el vino, ya que esto resulta igualmente relevante para su calidad. Lo que está claro que dos vinos de dos añadas diferentes aun siendo de la misma bodega y habiéndose tratado de la misma forma, con el mismo tiempo de envejecimiento, no van a tener nunca el mismo sabor, en todo caso, similar. Por lo tanto, al final, las mejores cosechas son las que determinarán en gran medida si estamos adquiriendo un vino mejor o peor.

0

No hay comentarios ¿Te animas?