Consejos

¡Fuera escarcha! Así debes limpiar tu congelador y colocar los alimentos en su interior

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Viernes 20 de diciembre de 2019

6 minutos

Una acumulación de hielo que afecta a la eficacia del aparato y dispara el consumo eléctrico

¡Adiós escarcha! Así deberías limpiar tu congelador y colocar los alimentos en su interior
Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Viernes 20 de diciembre de 2019

6 minutos

Es algo en lo que no reparamos en nuestro día a día en la cocina: mirar el congelador para ver si está perfectamente limpio y no se ha formado la temida escarcha. Una acumulación de hielo que puede hacer que nuestro frigorífico no funcione con la misma eficacia de siempre y que, además, provoque un mayor gasto de energía ya que la nevera trabaja más para mantener bajo cero los alimentos que tenemos guardados. 

Salvo si tienes una nevera de última generación, de esas con un sistema específico que evita la formación de escarcha y los malos olores, no viene mal revisar y limpiar el congelador para ver si está en óptimas condiciones y, en consecuencia, poder conservar y mantener todo tipo de productos y platos preparados. De lo contrario, puede que en un tiempo no muy lejano tengamos que echar mano de un servicio de reparación.

Lo ideal es hacerlo un par de veces al año, una de ellas coincidiendo con las vacaciones de verano. Así, lo dejarás "descansar" durante esos días y tu bolsillo te lo agradecerá a final de mes.

¡Fuera escarcha! Así deberías limpiar tu congelador y colocar los alimentos en su interior

¿Cómo debo limpiar mi congelador?

Antes de nada, como es lógico, debes sacar toda la comida que tienes congelada. No te preocupes por si se vaya a estropear, limpiar adecuadamente este espacio no te llevará muchas horas y no será tiempo suficiente para que esos alimentos empiecen a descongelarse. De paso, también puedes aprovechar para tirar los que estén en mal estado o caducados.

Tras guardarlos en el interior de la nevera o en recipientes con hielo, acciona el sistema que hace que se desconecte el congelador. Es algo que se puede hacer en la mayoría de las neveras actuales, incluso sin que sean muy modernas, ya que van separados en dos compartimentos distintos (nevera y congelador) y cada uno de ellos tiene una temperatura y un control diferenciados

Espera y verás cómo el hielo se va fundiendo poco a poco. Si tienes prisa, siempre puedes meter cazos o recipientes llenos de agua hirviendo para acelerar el proceso. Pero, por favor, que no se te ocurra utilizar el truco casero de derretirlo con el aire caliente del secador de pelo, ya que al estar en contacto el cable con esa zona húmeda puede producirse una descarga eléctrica a la mínima.

Una vez que la escarcha empiece a desprenderse tanto de las paredes como de la parte inferior y superior, ayúdate de un utensilio en forma de cuña para ir retirándolo poco a poco. Nuestro consejo es que no uses cuchillos, ya que podrías dañar la superficie del congelador. 

Cuando hayas acabado, puedes ir limpiando correctamente cada una de las partes de congelador (cajones, bandejas, gomas y juntas). Puedes emplear una solución casera: una pasta suave hecha de bicarbonato de sosa y agua. La sosa es eficaz para absorber los olores persistentes, así como los restos de alimentos que hayan podido quedar pegados.

Los elementos que se puedan sacar, como baldas o cajones, los puedes limpiar con agua templada y el jabón con el que se lava la vajilla. Y una vez hecho, deja todo perfectamente seco, pero espera un poco antes de meter los alimentos para que no queden restos de los productos empleados para limpiar este electrodoméstico.

¡Fuera escarcha! Así deberías limpiar tu congelador y colocar los alimentos en su interior

Cómo colocar adecuadamente los alimentos

Amontonados no. Es una obviedad, pero a mucha gente se le olvida y va metiendo paquete tras paquete, acumulándolos uno encima de otro haciendo un "tetris" imposible. Así, para que tus alimentos estén en buen estado y garantices la eficacia de este tipo de electrodomésticos, no está de más hacerlo correctamente:

  • Es un congelador, por lo tanto la comida se mete ya fría, no caliente o según se haya terminado de elaborar.
  • Nunca metas la comida en bolsas de plástico como las que nos dan cuando vamos a la compra, lo mejor es hacerlo en envases herméticos, en papel de aluminio (dado la vuelta), en el papel especial que nos dan en la carnicería o pescadería e incluso en recipientes de cristal adecuados.
  • No congeles grandes piezas o demasiados filetes, Piensa en lo que vas a necesitar para cada comida y sé práctico. No sea que estés comiendo lo mismo durante días y días.
  • Que estén en el congelador y puedan durar meses, en algunos casos, no significa que los alimentos se queden allí de forma perenne. Junto a cada paquete escribe su etiqueta correspondiente con la fecha de congelado o consumo máximo recomendable. 
  • Sé ordenado. Lo mejor es que el cajón superior lo dejes para las verduras y el pescado, el intermedio para la carne y el de abajo del todo por si quieres congelar pan, algunos productos ya preparados o por si tienes un par de helados como sorpresa para tus nietos.
  • Y si necesitas capacidad extra, ya que tu nevera se ha quedado pequeña, siempre puedes echar mano de un arcón independiente. Pero ten en cuenta que eso es una suma más en tu factura de la luz.