Consejos

¿Electrodoméstico averiado? Consejos para no llevarte sorpresas en las reparaciones

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 17 de noviembre de 2019

4 minutos

Desplazamiento, piezas, factura… ten claros tus derechos como consumidor para evitar abusos

¿Electrodoméstico averiado? Consejos para no llevarte sorpresas en las reparaciones

La lavadora, el lavavajillas, la tele, la vitrocerámica... son muchos los aparatos y electrodomésticos que tenemos en casa para proporcionarnos confort y hacernos más sencillas múltiples tareas domésticas.

Ante una avería, dado que se trata de aparatos de gran tamaño, difíciles de transportar, lo normal es contactar con un servicio técnico para su reparación, algo que en ocasiones crea cierta incertidumbre, sobre todo por no saber cuánto nos va a costar esa asistencia domiciliaria.

reparaciones hogar

Electrodoméstico averiado, ¿por dónde empezar?

Ante un problema de este tipo, lo primero que debes comprobar es si el aparato que necesita ser reparado está en garantía. Si no lo recuerdas con exactitud. busca la factura o tiquet de compra (que siempre conviene guardar) y confírmalo, porque es importante. La Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios establece, como norma general, una garantía de dos años para este tipo de productos, un tiempo en el que tienes derecho a que la avería sea reparada sin coste alguno, aunque, como recuerda la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU @consumidores), siempre deberás contactar con el servicio técnico oficial de la marca o fabricante de tu electrodoméstico estropeado.

Comprueba también si el aparato cuenta con algún tipo de garantía comercial adicional (extensión de la cobertura total uno o dos años), algo muy frecuente, por ejemplo, en el caso de los ordenadores. Si es así, fíjate en qué incluye exactamente (y qué no) esa garantía extra que se va a traducir en un buen ahorro económico. Por último, puede que tu seguro del hogar cubra el tipo de reparación que necesitas o que tenga algún tipo de acuerdo con servicios técnicos especializados, que pueden resultarte ventajosos.

evitar timos en las repaciones hogar

¿Quién me arregla la lavadora?

Es solo un ejemplo que puede valer para cualquier otro electrodoméstico. A la hora de realizar una reparación en el hogar, es básico contar con un profesional de confianza. Lo ideal es contactar con un servicio técnico que te ofrezca todas las garantías. Hay que insistir en que si el aparato está en garantía debes llamar directamente al servicio postventa oficial. Si no es así, contacta con un servicio técnico que esté autorizado para representar y reparar los electrodomésticos de tu marca concreta. Por supuesto, también puedes recurrir a un profesional autónomo que realice estos trabajos. Hay de todo. Si conoces a uno genial, pero ¡ojo! con los "manitas" a domicilio que, tal vez, no puedan ofrecerte las garantías mínimas teniendo en cuenta los aspectos básicos de cualquier reparación.

reparaciones hogar

Presupuesto, piezas, desplazamientos y factura

Que un técnico acuda a tu domicilio no tiene porqué implicar una “sorpresa” en el coste total de la reparación. En este sentido, la Comunidad de Madrid (@ComunidadMadrid) entre los consejos que ofrece a los consumidores, hace hincapié en la importancia de solicitar un presupuesto antes de la realización de cualquier trabajo en el propio domicilio.

No siempre los profesionales del servicio técnico van a poder indicarte con exactitud el precio de la reparación antes de comprobar el estado del aparato. Esta situación es normal pero implica que debes obtener información clara de todos esos costes que sí se pueden prever y valorar con antelación, como por ejemplo:

  • Tarifa por desplazamiento. Dando tu dirección, podrán decirte “al céntimo” lo que va a suponer la indispensable visita.
  • Coste de la mano de obra por hora. Sea cual sea el tipo de avería que presenta tu electrodoméstico, es también un dato con el que podrás hacerte una idea de por cuanto te puede salir la reparación.
  • Incrementos adicionales. Pregunta si existe alguno, por ejemplo por tratarse de una avería “urgente” o por una reparación realizada en festivo o fin de semana (en estos casos, la tarifa puede subir de forma notable y deben avisártelo).

Algunas sencillas medidas de precaución ante posibles abusos o fraudes

Recuerda si tu electrodoméstico está en garantía y llamas al servicio técnico oficial, la reparación ha de costarte 0 euros. No te deben cobrar ni desplazamientos, ni piezas que puedan haber sido sustituidas (tampoco están obligados a darte las piezas averiadas).

Si no es el caso, cuando el técnico llegue a tu casa y realice una primera inspección deberá decirte, antes de iniciar el trabajo, el coste final, explicándote básicamente en qué va a consistir la reparación. En este punto, lo correcto, si estás de acuerdo, es que el profesional realice el presupuesto definitivo por escrito y con el importe total que, aclaradas todas tus posibles dudas, ambos deberéis firmar.

Generalmente, si se acepta el presupuesto no se suele cobrar el desplazamiento. Este es un punto que siempre conviene aclarar antes de contratar el servicio porque dependerá de cada empresa.

Respecto a las piezas de sustitución, exige que sean originales de la marca de tu electrodoméstico. El famoso “ya no se fabrica”, en muchos casos, no es del todo cierto (puede que simplemente el técnico no disponga de ellas en ese momento). En el caso de productos duraderos, la Ley exige que existan repuestos hasta 5 años después de que el aparato deje de fabricarse.

Por último, exige siempre factura de la reparación, porque debes tener en cuenta que cualquier trabajo de este tipo tiene también una garantía mínima de 3 meses y te hará falta para cualquier reclamación posterior.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?