Consejos

Consejos de seguridad en el manejo de fuegos artificiales y petardos

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Sábado 4 de enero de 2020

3 minutos

Las ordenanzas municipales delimitan los espacios, días y horarios en los que se pueden tirar

Consejos de seguridad en el manejo de fuegos artificiales y petardos

Estas fechas navideñas suelen ser las elegidas por muchos para demostrar su felicidad en forma de pólvora, ruido y luces de colores en el cielo. Y es que durante estas fiestas se multiplican las compras de petardos y fuegos artificiales. Sin embargo, el uso de este tipo de materiales debe venir de la mano de unas medidas de seguridad ya no solo en su manejo, sino en relación al impacto sobre otras personas

Por eso hoy, desde 65ymás, te explicamos todo sobre estos artículos pirotécnicos: requisitos para adquirirlos, normas seguras para su utilización y posibles multas o denuncias en el caso de que seas tú el damnificado por un uso poco responsable de este tipo de productos.

Consejos de seguridad (y posibles multas) en el caso del manejo de fuegos artificiales y petardos

Antes de comprar, mira estas recomendaciones

Lo primero es que estos artículos solo se deben comprar en establecimientos especializados que ofrezcan las pertinentes garantías de calidad y seguridad. A la hora de adquirirlos, fíjate también en las indicaciones de los mismos, como el nombre del fabricante, el distribuidor, la edad mínima del usuario, su composición o las instrucciones de manejo. Además, debes hacer caso de las advertencias que esos profesionales te proporcionan. Consejos que también mencionan desde el Ministerio de Política Territorial y Función Pública (@territorialgob) y que te podemos resumir en los siguientes:

  • A la hora de usar el petardo está prohibido manipularlo y dispararlo si está roto. Es aconsejable no meterlo dentro de latas y plásticos, pues pueden generar metralla, y tampoco guardarlo en los bolsillos, ya que podría accionarse sin querer y explotar.
  • Cuando se vayan a lanzar, se debe respetar siempre una distancia de seguridad con otras personas, así como hacerlo en lugares habilitados para ello. Nuestra casa, un balcón, una zona boscosa o donde haya aglomeración de gente no son el caso. También hay que vigilar si hay líquidos inflamables cerca. De lo contrario, tendremos que hacer frente a varias denuncias y multas que explicaremos más adelante. 
  • Cuidado al lanzarlo, no sea que esté demasiado cerca de tu cara y tengas que lamentar lesiones tanto en el rostro como en los ojos. 
  • Si es un niño el que quiere manejar el petardo, debe hacerlo siempre en compañía de un adulto y contando con la autorización de este. En dicho caso, hasta los 18 años solo pueden hacer uso de modelos de baja peligrosidad y que apenas provoquen ruido, como son las bengalas, las bombetas y las pequeñas mechas. 
  • Sin embargo, un adulto tampoco puede usar artificios de pirotecnia de alta peligrosidad a la ligera. Estos solo están destinados para los expertos. En cualquier caso, incluso con los más "inofensivos", es necesario contar con una adecuada formación para evitar posibles contratiempos. 
  • La normativa establece que no se pueden vender productos pirotécnicos a aquellas personas que den muestras de encontrarse bajo los efectos del alcohol o sustancias estupefacientes. En el caso de que veas que un local lo hace, puedes ponerlo en conocimiento de las autoridades. 
  • Salvo eventos o fiestas autorizadas, no se permite lanzar estos elementos de artificio en la vía pública, como recogen las normativas de la mayoría de ayuntamientos españoles. 
Consejos de seguridad (y posibles multas) en el caso del manejo de fuegos artificiales y petardos

Multas y denuncias en materia pirotécnica

Si una persona no sigue las recomendaciones anteriores, sobre todo en lo que concierne al uso de estos materiales y su posible impacto en personas o propiedades privadas, se expone a una infracción grave que según la localidad estará multada con sanciones de entre 600 y 30.000 euros. El importe más abultado corresponde a todo aquel que fabrique material de cartuchería o pirotécnico sin autorización o sin medidas de seguridad, así como a la manipulación para hacer más potente la onda explosiva.

A nivel estatal, existe una normativa (el Real Decreto 230/1998) que regula el uso de todo tipo de petardos y fuegos artificiales, pero luego es cada ayuntamiento el que determina esta materia en su localidad. Así pues, estas ordenanzas municipales son las que protegen a todos los ciudadanos a la hora de limitar o restringir determinadas actividades de ocio en la vía pública y que puedan molestar su descanso, especialmente si hablamos de personas mayores o enfermos. Es por ello que en algunos municipios el empleo de estos productos solo se puede hacer en unos días determinados y en horas concretas.

Si esto no se cumple, toda persona puede denunciar ante el consistorio esta alteración acústica. Denuncia que es extensible si te cae un petardo o si provoca un desperfecto en un espacio de tu propiedad. Además, en el caso de producirse un accidente grave o mortal como consecuencia de estos artificios, debe ser comunicado de inmediato al Área Funcional de Industria y Energía de la Delegación de Gobierno correspondiente. Una denuncia que puede ser por lo civil y lo penal, y que puede referirse tanto a un particular que ha hecho un uso irresponsable de este tipo de artículos, como a una empresa o establecimiento que los haya vendido sin las medidas de seguridad pertinentes.

0

No hay comentarios ¿Te animas?