Salud

"El pan integral no engorda y el pan blanco sí": 5 mentiras sobre alimentación

Olga Selma

Foto: Bigstock

Domingo 19 de julio de 2020

3 minutos

Los mitos sobre alimentación condicionan los hábitos nutricionales de muchos

"El pan integral no engorda y el pan blanco sí": 5 mentiras sobre alimentación

En las sociedades desarrolladas son muchos los problemas de salud que tienen su origen, en gran parte, en unos hábitos alimentarios inadecuados. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece, que, de los diez factores de riesgo con mayor porcentaje de derivar en una enfermedad crónica en el futuro, cinco de estos, se encuentran relacionados con nuestros hábitos alimentarios y deportivos.

La alimentación y la nutrición son temas de actualidad, con gran aceptación entre la población, por ello son muchas las fuentes de información disponibles a las que podemos acudir para saber más sobre dietas sana. El problema reside en que mucha de la información que nos llega es falsa, e incluye mitos que en muchas ocasiones no sabemos diferenciar como tales.

Presentamos cinco mitos sobre alimentación ampliamente extendidos entre la población española y os explicamos por qué son falsos.

1-Las conservas de verduras no son saludables

En el supermercado podemos encontrar una amplia oferta de verduras y hortalizas en conserva. Sin embargo, parte de la población es reacia a consumirlas desconfiando de su calidad nutricional e incluso de su inocuidad. Aunque es cierto que gran parte de las conservas pueden tener un contenido elevado de sodio e incluso azúcar, éste permanece en el líquido de conserva, por lo que lavar las verduras es una buena opción. Por otro lado, las conservas constituyen una buena alternativa a los platos precocinados y demás opciones menos saludables para las personas con poco tiempo para cocinar, tal y como explica la Fundación Española de Nutrición (FEN) en su Guía de Alimentación Tu elección saludable

2- La fruta engorda más si se toma como postre

Muchas personas comen las frutas antes de la comida pensando que engorda menos, pero el aporte calórico de la fruta y su valoración nutricional es la misma tanto si se come antes, como después o durante las comidas. Además, no hay ninguna razón por la que el consumo de fruta como postre genere molestias digestivas, concreta la FEN.

3- La carne de cerdo es mala

Está muy extendida la creencia de que la carne de cerdo tiene mucha grasa. Sin embargo, debemos saber que la carne de cerdo se ha incluido en el grupo de las carnes blancas por diferentes instituciones como la Organización Mundial de la Salud y la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea. La composición nutricional de la carne de cerdo varía según el corte de que se trate. La Organización Interprofesional Agroalimentaria del Porcino de Capa Blanca (@interporc) informa que los cortes magros de la carne de cerdo presentan un bajo aporte calórico, 104 kcal por cada 100 gramos de lomo de cerdo, proteínas de alto valor biológico, y un moderado aporte graso en el que priman los ácidos grasos insaturados. Además, contiene zinc, fósforo o potasio como minerales más destacados, y se caracteriza por su contenido en vitaminas del grupo B como la B1, B3, B6 y B12.

Sin embargo, según la FEN cabe recordar que del cerdo se obtienen muchos productos derivados como el chorizo, el salchichón, las salchichas, la butifarra o el tocino, que presentan un alto contenido en grasa, y grasa saturada, además de sal, y de los que hay que moderar y controlar su consumo.

Pan blanco vs pan integral

4- El pan integral no engorda y el pan blanco sí

Tal y como explica el libro Mitos y Bulos de la alimentación de la Universidad de Valladolid, el pan se caracteriza por ser rico en hidratos de carbono, entre los que destaca el almidón, que proporciona al cuerpo parte de la energía que necesita. Además, también contiene proteínas de origen vegetal, fibra, vitaminas y minerales. El pan integral se diferencia del blanco, en que en su proceso de elaboración se emplean harinas sin refinar, lo que provoca que tenga un mayor valor nutritivo al ser más rico en fibras, vitaminas (sobre todo del grupo B) y minerales. En cuanto a las calorías que aportan uno y otro, son muy parecidas siendo 40kcal menos en el integral por cada 100g.

5- Comer huevos todos los días es malo para la salud por su colesterol

El huevo es un alimento de gran valor nutricional, sano y completo, gracias a su alta cantidad en nutrientes, ya que está compuesto por proteína, lípidos, sales minerales y vitaminas (A, D, E Y B12). Las proteínas que contienen son de alto valor biológico, y estas se distribuyen entre la clara (55%) y la yema (45%). Además, el huevo presenta dos carotenoides como son la luteína y la zeaxantina, que participan en la disminución del riesgo de cataratas y la degeneración macular, tal y como explica el Instituto de Estudios del Huevo. Múltiples estudios publicados en los últimos años confirman que a pesar de su contenido en colesterol (unos 200mg/unidad) el consumo de huevos no eleva el riesgo cardiovascular en personas sanas, puesto que aporta fosfolípidos y grasas insaturadas en su composición, junto a algunas vitaminas y antioxidantes que favorecen la prevención de la arterioesclerosis. Según las preferencias de cada uno, se pueden alternar en las distintas comidas, y consumirse unas tres o cuatro raciones de huevos por semana.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?