Alimentación

Algas, un superalimento lleno de minerales y proteínas con múltiples beneficios para nuestro cuerpo

Rosa Roch

Foto: BigStock

Domingo 31 de mayo de 2020

3 minutos

Algas, un superalimento lleno de minerales y proteínas con múltiples beneficios para nuestro cuerpo

Las algas que añadimos a las ensaladas para acompañar los demás ingredientes o en otros platos fríos, son un refuerzo vital para la piel, ya que por su alto contenido en vitamina E, contribuyen a protegerla de agentes externos y a darle flexibilidad y mantenerla más joven.

Existen más de 5.000 especies distintas de algas, verdes, rojas, pardas… y poseen un alto contenidos en vitaminas y minerales, en especial el yodo y el calcio.

  • La Espirulina, por ejemplo, está indicada para la anemia ferropénica y en las deficiencias de vitamina B12 y E. Minerales como zinc, fósforo, selenio y hierro. No contiene celulosa lo que facilita la digestión. Desde 1996, está reconocida por la OMS (@WHO) como un “superalimento”.
  • El Fucus es un estimulante del metabolismo y además tiene un efecto saciante. Contiene vitaminas B y C, ambas necesarias para el buen funcionamiento de la tiroides.
  • El Kombu es desintoxicante, ayuda a adelgazar y fortalece el sistema inmune. Contiene proteínas y minerales como hierro, calcio, yodo y potasio.
  • El Nori disminuye el colesterol, mejora el metabolismo de las grasas, ayuda a calmar los síntomas de la menopausia. Contiene Vitaminas A, B1 y B2 y minerales como magnesio, calcio fósforo y potasio.
  • El Wakame tiene efectos anticoagulantes, antioxidantes y neuroprotectoras. Con un alto contenidos en calcio y yodo, aporta vitaminas del grupo B, hierro y ácido fólico. Fortalece los huesos, es revitalizante y protege de infecciones.

Con propiedades curativas y calmantes, las algas favorecen el sistema inmunológico y el tracto intestinal. Los alcalinos que nos aportan al ingerirlas, ayuda a eliminar toxinas. Estas cualidades, sumadas a su sabor tan especial y particular, hacen que cada vez más se incluyan en nuestros platos.

Usos terapéuticos

Utilizada también en balnearios y centros de belleza, la algoterapia es un tratamiento muy recurrido por las propiedades antioxidantes que tienen las algas. Estas plantas contienen elementos como son el yodo, el selenio y la vitamina E, muy beneficiosos para la piel, por su potente efecto antienvejecimiento.

Además, no solo poseen propiedades antioxidantes y nutritivas: su poder curativo es otro de sus grandes beneficios. Dentro de la medicina tradicional y alternativa se utiliza cada vez más por sus cualidades antibacterianas y anticoagulantes.

Las algas contienen yodo, un mineral que ayuda a regular el funcionamiento de la glándula tiroides; mucílago, una sustancia vegetal, viscosa, que estimula el buen funcionamiento del intestino grueso y regula el ritmo intestinal, necesario para la evacuación de residuos

También se utiliza como complemento alimenticio, en forma de cápsulas o píldoras, que ayudan a depurar el organismo e, igualmente, a mantener la línea.

Usos en la cocina

En la cocina se suelen utilizar en crudo, cocidas, acompañando otros alimentos y especialmente en sopas y ensaladas.

En el mercado, estas verduras marinas se suelen encontrar, casi siempre, deshidratadas; ya que suelen venir de Japón o China. Frescas tienen un gran potencial de minerales y proteínas.

Para cocinarlas se ponen en remojo y al entrar en contacto con el agua, su medio natural, aumentan considerablemente de tamaño. Esto hace que, con poca cantidad, se consiga una buena ración con efectos saciantes, lo cual ayuda a mantener la línea.

Una de las algas más consumidas y habitual en la cocina es el alga nori, que envuelve al célebre sushi-maki. También el wakame, un alga que, además de ser beneficiosa para el sistema circulatorio, es rica en calcio; lo que es especialmente útil para las personas que no consumen lácteos y para las que tienen el colesterol alto. Con esta alga te proponemos una ensalada

bigstock  153325688

 

Ensalada agridulce de wakame

Ingredientes (para 2 personas)

  • 100 g de alga wakame
  • Unas hojas de escarola
  • Unas hojas de lechuga
  • 2 tomates medianos
  • Zumo de un Limón
  • Aceite de oliva
  • Semillas de hinojo
  • Sal
  • Agar-agar (opcional)

 

  1. Lavar el wakame bajo el grifo con agua fría durante 1 minuto. Dejar en remojo 2-3 minutos más para que coja consistencia y textura.
  2. En un bol mezclar una cucharada de miel, tres de zumo de limón,6 de aceite de oliva y unas semillas de hinojo. Con ello obtendremos una salsa agridulce que combina muy bien con el wakame.
  3. Escurrimos el wakame y lo cortamos en trocitos.
  4. En una ensaladera mezclamos los tomates cortados, bien en cuartos, bien en trocitos y la lechuga y la escarola, previamente bien lavadas y cortadas.
  5. Añadimos a la mezcla los trocitos de wakame y la salsa agridulce. Se puede decorar con una poco de alga transparente, conocida en el mercado como agar-agar que es un extracto que se obtiene de diferentes tipos de algas.
0

No hay comentarios ¿Te animas?