Alimentación

Cuatro ideas para aprovechar el pan duro que te sobra

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 17 de octubre de 2019

2 minutos

Tirar comida nunca gusta y el pan del día anterior (o de hace tres días) da más juego del que crees

Cuatro ideas para aprovechar el pan duro que te sobra

El pan ha sido durante siglos un alimento básico en la dieta y continúa siéndolo. Aunque hoy podemos encontrar multitud de tipos de pan entre los que podemos elegir. la Fundación Española de Nutrición (@FENnutricion) recuerda que, en general, este alimento tiene menos calorías por gramo que las que puedan presentar las grasas o los azúcares.

Cualquier tipo de pan lleva como ingrediente principal una determinada harina, agua y levadura y aunque tomarlo recién horneado es una delicia, no pierde sus buenas propiedades cuando se queda duro. Utilizarlo así en distintas recetas es una medida básica en la cocina de aprovechamiento ya que con él podrás hacer platos sencillos que aporten energía y buenos nutrientes.

¿Qué puedes hacer con el pan duro que te sobra?

Si no quieres volver a tirar un trozo de pan duro, porque realmente es una pena, fíjate en todas posibilidades que te ofrece

  • Pan rallado. Rallar tu propio pan te llevará solo un par de minutos y lo tendrás listo para cuando lo necesites. Croquetas, albóndigas, rebozados crujientes… en la cocina es un ingrediente básico en multitud de platos y, además, es un excelente espesante natural para sopas y cremas que te vendrá genial si sigues una dieta texturizada. Puedes mezclarlo con las especias que quieras, como orégano, perejil, curri… para tener tu propio pan rallado aromatizado, perfecto para dar un toque personal a tus recetas.
aprovechar pan duro migas
  • Migas. Tomarte un plato de migas como desayuno, (plato pequeño, preferiblemente si después vas a hacer algo de saludable ejercicio) es un pequeño “capricho” que puedes darte de vez en cuando. Casi cada región de España tiene su propia receta de migas, pero para hacer unas muy sencillas, debes trocear el pan de duro y humedecerlo con un poco de agua y sal (sin empapar). Seguidamente, sofríe unos dientes de ajo, sin pelar, en un poco de aceite de oliva. Retira, para que no se quemen, y en ese mismo aceite fríe un poco de panceta y chorizo (ojo con la cantidad de grasa). A continuación, incorpora las migas y los dientes de ajo (de nuevo) y deja que cojan sabor al menos 15 minutos. Hay quien completa el plato con otros ingredientes como por ejemplo, unas uvas.
  • Picatostes. No cuesta nada hacerlos y tienne numerosas utilidades, desde añadirlos a una rica sopa de ajos (que viene el invierno), hasta incorporarlos a una ensalada césar. Solo tienes que trocear el pan y tostarlo en una sartén, con una “gota” de aceite y tus especias favoritas (sal, pimienta, albahaca, pimentón…)
  • Leche frita. Postre, desayuno o merienda, prácticamente igual que las torrijas. Consiste en empapar el pan duro en leche con el ingrediente disuleto que prefieras: ralladura de limón, sólo azúcar, canela, vainilla… Tras unos minutos, en los que el pan absorba el líquido, pasa las rodajas por huevo batido y fríe en abundante aceite.
0

No hay comentarios ¿Te animas?