Alimentación

Cuatro recetas para incorporar las uvas a tu dieta

65ymás

Lunes 31 de agosto de 2020

4 minutos

Descubre estas combinaciones deliciosas

Cuatro recetas para incorporar las uvas a tu dieta
65ymás

Lunes 31 de agosto de 2020

4 minutos

Cada vez queda menos para que se acabe el verano y llegue la temporada de la uva. Y ya lo dice el refrán: uvas con queso saben a beso. Y es que no sólo pueden ser un alimento delicioso, sino también muy saludable. En concreto, aportan polifenoles (sobre todo las más oscuras), lo que las convierte en un alimento cardiosaludable como indica la Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon)

Además, no tienes por qué tomarlas solas. Si pruebas a abrirlas con cuidado, haciendo una ranura hasta la mitad, retiras las pepitas y las rellenas del queso de untar que más te guste, tienes un aperitivo ideal, con el que no echarás en falta las clásicas aceitunas. Si extiendes ese mismo queso en una fina rebanada de pan tostado y añades, por encima, unas uvas cortadas a la mitad, ya tienes los ingredientes básicos de un buen desayuno (fruta + lácteo + cereales).

recetas uvas

4 recetas con uvas

Para que te hagas una idea, 100 gramos de uvas van a suponer un aporte calórico de unas 60 – 80 kcal. por lo que hay que tomarlas con moderación. La buena noticia es que solo añadiendo unas pocas a cualquier receta, obtendrás todas las buenas propiedades de esta fruta, logrando, además, un original toque agridulce en platos como los siguientes:

  • Pollo asado con uvas. Tal fácil como imaginas. Prepara el pollo para asar al horno colocando en su interior medio limón, media cebolla y una ramita de tomillo. Ásalo a unos 200º grados entre una hora y hora y media (depende del horno y del tamaño de la pieza).  A mitad de cocción, el ingrediente estrella: unas uvas en la misma bandeja y algunas en el hueco interior del pollo, para que vayan soltando su jugo y den al plato un sabor único.
  • Magret de pato con uvas. Sorprende con esta delicada receta, ideal para cualquier celebración. Prepara la pechuga de pato retirando la piel, para eliminar parte de la grasa, y hazle unos cortes superficiales. Añade sal y pimienta al gusto. Fríela unos minutos, en la sartén, a fuego fuerte con una gota de aceite de oliva virgen. Se trata únicamente de sellar la carne. Hazlo por cada uno de los lados. Retira y reserva. En el mismo aceite (que se habrá mezclado con la grasa del pato), fríe unos aros de cebolla finos. Cuando estén transparentes, añade un vaso de caldo de verduras (mejor casero) y medio de coñac. Deja que el alcohol se evapore e incorpora una cucharada pequeña de harina para espesar la salsa resultante. Pon el magret a guisar y no olvides añadir 10 – 12 uvas. En 20 minutos a fuego medio, dándole vueltas de vez en cuando, lo tienes.
  • Repollo con uvas. Si te gusta el repollo estilo chucrut (hervido y salteado en la sartén con unas gotas de vinagre y un toque de pimentón dulce), prueba a hacerlo pero añadiendo al salteado unas uvas moradas o negras… delicioso y sorprendente.
  • Ensalada con uvas. No hay una, sino mil posibilidades a la hora de enriquecer tu ensalada favorita adornándola con unas uvas y unos tacos de queso de cabra. Con este “invento” tus platos más saludables ganarán nutrientes, presencia y sabor.